Francisco Muro de Iscar – Políticos buitre y enemigos interiores


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Dicen los expertos que hay «fondos buitre», empresas de capital riesgo, de mucho riesgo, que están entrando en el caso Madoff contra el Banco de Santander, tras la oferta que esta entidad hizo a los afectados que invirtieron en la firma del estafador norteamericano a través de una gestora del banco. Los «fondos buitre» proponen comprar sus participaciones a los afectados por un precio de saldo, en este caso, un 22 por ciento del valor total, pero en dinero contante y sonante y no en acciones, que tal como está la Bolsa, cualquiera sabe cuándo se recuperarán si es que lo hacen. Los «fondos buitre» no sólo se quedan las participaciones, sino también las acciones judiciales contra Santander y HSBC. Si ganan el caso ante los tribunales, el negocio es incalculable. En tiempos de crisis proliferan los buitres que, en muchas ocasiones, rematan a la víctima y se quedan con todo. Así se han hecho grandes fortunas algunos de los que ahora presumen de nobleza financiera.

En la política sucede lo mismo y los buitres tienen la tentación de precipitarse sobre sus presuntas víctimas. Muchas veces antes de tiempo. Aznar trató de hundir a Zapatero, y lo despreció, cuando el PSOE pasaba uno de los peores momentos de su historia, después de la pesada herencia de los últimos años de Felipe González, macados por gravísimos casos de corrupción, no sólo económica. Ya sabemos lo que pasó con Aznar y cómo se volvieron contra él las amistades peligrosas y la soberbia.

Los buitres siempre me han parecido repulsivos. Ahora, Zapatero y sus adláteres, en lugar de dedicarse ciento por ciento a lo que preocupa a los ciudadanos, están haciendo todo lo posible para que el tocado Rajoy acabe hundido. También es cierto que él ayuda, pero hay que tener respeto por el adversario y no alardear de apoyos peligrosos. No es posible saber si hay o no connivencias con otros estamentos del Estado. Lo que sin duda se ha producido es incompetencia, imprudencia y, también aquí, soberbia. Hay que tener cuidado con los carroñeros, sean altos cargos ilícitamente enriquecidos o despechados ex concejales que prepararon su venganza antes de dejar las «prietas» filas de los partidos. Mucho ojo, todos tienen muchas cosas que esconder y siempre hay alguien dispuesto a sacar los papeles guardados. Decía Quinto Tulio Cicerón en su «Breviario de campaña electoral» que hay tres clases de detractores o enemigos: «los que se han visto perjudicados por ti, los que sin motivo alguno no te aprecian y, finalmente, los que son muy amigos de tus competidores». Hay algunos más, entre ellos los que creen que nunca les han pagado suficientemente sus bajos servicios. Y hay otra clasificación que habla del «enemigo anterior, el enemigo exterior y el enemigo interior». De todos ellos, sin duda, éste último es el más peligroso. FRANCISCO MURO DE ISCAR

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído