Julia Navarro – Escaño Cero: «¿Qué les pasa a los jóvenes?»


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

No es que cualquier tiempo pasado fuera mejor que éste pero sí convendrán conmigo que en nuestra sociedad se están desarrollando una serie de patologías preocupantes. Por ejemplo, la violencia entre los jóvenes.

El asesinato de Marta del Castillo vuelve a poner en evidencia esa patología. Porque no es normal que un joven de 20 años asesine a una de 17 a causa de una discusión. Como no es normal que en los colegios sean los propios niños los que acosan a sus compañeros llegando a extremos de violencia inauditos. Como no es normal que muchas peleas entre jóvenes tengan de por medio navajas y pistolas.

Algo estamos haciendo mal como sociedad cuando los niños y los jóvenes crecen echando mano de la violencia para arreglar sus cuitas o lo peor de todo a veces como simple divertimento. Discutimos mucho sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía, y no sé si ésta llevará incluida un talismán mágico para que los jóvenes reflexionen sobre la sinrazón de la violencia, pero es evidente que algo tenemos que hacer los mayores para hacer distinguir a los niños y a los jóvenes los efectos perversos de la violencia no sólo cuando la ejercen contra los otros, sino las repercusiones que tienen para sí mismos.

Me dirán que no se puede generalizar, que hay miles de niños, de adolescentes, de jóvenes incapaces de matar a una mosca, y es verdad, pero no me negarán que vivimos en una sociedad donde los crios conviven con la violencia de manera natural a través de esa «caja terrible y fascinante» que es la televisión. Porque a veces los padres nos confiamos y no controlamos lo que ven nuestros hijos en la tele, porque creemos que lo que ven son sólo «dibujos animados», pero resulta que hay dibujos animados que son una apología permanente de la violencia, del machismo, de la falta de respeto, de la solidaridad, de la generosidad, del compañerismo. Y esas series que emiten las cadenas de televisión forman parte de la realidad de nuestros hijos y no somos conscientes de que la televisión puede educar o maleducar, según sea lo que están viendo.

El asesinato de Marta del Castillo es un hecho terrible. Que una joven de 17 años muera a manos de un chico de 20 aumenta esa sensación de horror que a todos nos invade. En mi opinión, la violencia no sólo se combate con leyes, con asignaturas en el colegio, también se combate desde la televisión. Es decir, reclamando al Gobierno que hagan valer ante las cadenas de televisión que no todo vale para ganar dinero, y que esos «dibujos» que ven hoy nuestros hijos pueden terminar induciéndoles a comportamientos indeseables.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído