Fermín Bocos – Huelga justa, pero…


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Una huelga de jueces no tiene precedentes en España, pero esta circunstancia sólo refleja su rareza, no su ilegalidad. Los jueces que han parado -que no han sido todos, pero sí muchos- llaman la atención sobre la precariedad de medios con la que se ven obligados a trabajar. En España, como concepto, la Oficina Judicial todavía hunde sus raíces en el siglo XIX. Hay pocos jueces, faltan secretarios y, salvo contadas excepciones, los juzgados no reúnen las condiciones materiales mínimas exigibles.

No son infrecuentes las salas de vistas ubicadas en edificios viejos o en recintos habilitados con más voluntad que acierto. En las secretarías, lo habitual es tropezarse con sistemas informáticos obsoletos, cuando no incompatibles con los de otros juzgados. Faltan archivadores, falta mobiliario, falta espacio. Esta crónica de precariedades se aviene mal con los discursos oficiales de I+D y el grueso de la filoxera retórica que albarda el discurso de la modernidad y las nuevas tecnologías.

Fernández Bermejo, el ministro de Justicia, no es el único responsable de la indigencia de medios que padecen los juzgados españoles, pero su obligación primera era resolverla. Y, ahí, a mi modo de ver, no ha sido diligente. Se ha perdido intentando desacreditar el derecho a la huelga que asiste a los jueces olvidando que está amparado por la Constitución y que no hay ley o norma que diga lo contrario, como sucede en el caso de los militares.

Hay más ingredientes en el caldero que han provocado la ebullición del conflicto. Ingredientes tales como la pretensión gubernamental de dejar en manos de los secretarios el señalamiento de las vistas o la torpeza de la vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega al señalar por dónde debería ir la sanción al juez Tirado en el caso de la niña Mari Luz, algo que fue interpretado como injerencia de un poder del Estado sobre otro.

En fin, que los jueces que han ido a la huelga están sobrados de razones. Cosa diferente es si con este paro, y la amenaza de otro, van a conseguir que mejore la imagen que el ciudadano de a pie tiene sobre la calidad de la justicia que se despacha en el Reino.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído