Carmen Tomás – Qué hace el Banco de España


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Hace ya semanas que desde la vicepresidencia económica se nos viene hablando de intervenir o recapitalizar entidades financieras. Sin duda, Solbes pretende ir concienciándonos de esa más que posible acción del Gobierno. El lunes en el foro de ABC se dio un paso más. El responsable de economía, que envidia a Bermejo ya ex ministro y que pide por lo tanto a gritos que le cesen ya, dijo bien alto y claro -cosa rara en él- que las entidades financieras deberían valorar sus activos con realismo, confesar ya de una vez cuál es la situación de cada una y si fuera necesario proceder a su recapitalización o en su caso intervención.

Estas palabras de Solbes que son sin duda sensatas contrastan sin embargo con el discurso de Sebastián que sigue por el camino de culpar al sistema financiero de los males que aquejan a la economía, de engordar la crisis por no financiar a familias y empresas. De ello lo único que sale es más desconfianza de los ciudadanos, más preguntas sobre lo que de verdad ocurre en el interior de las cuentas de bancos y cajas. No digamos el contraste con lo que ha dicho y de una forma u otra sigue diciendo el presidente del Gobierno.

Al margen, en todo caso, de las declaraciones, aquí lo que hay que exigir es que el Banco de España y el Gobierno hagan su trabajo bien y ya. Queremos saber qué entidades tienen problemas, por qué no se pide a bancos y cajas que actualicen el valor de sus activos y obre en consecuencia. No nos vale con que Fernández Ordoñez diga que hay cajas que necesitarían ser intervenidas. Su papel no es alarmar. Es entrar en esas entidades y poner en orden las cuentas y en su caso poner en su sitio a los gestores que han llevado a la entidad a esa situación.

A ver si por retrasar el trabajo de unas y otras instituciones, el final de nuestro sistema financiero va a ser el peor. Se está retrasando la cirugía por cuestiones políticas como se hizo con la crisis y así nos va. El Banco de España no debería seguir comportándose como un apéndice del Gobierno porque está en juego nuestro prestigio y finalmente dinero público que es de todos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído