A Zapatero no le llega la camisa al cuello

Tarde o temprano, tenía que ocurrir. Mariano Fernández Bermejo tenía que dejar de ser el ministro de Justicia. Que el Notario Mayor del Reino campe a sus anchas cazando en fincas del Estado y que en ocasiones, lo haga sin la licencia correspondiente al lugar determinado donde caza no tiene nombre.

Si además, lo hace en compañía de un juez y un fiscal que están instruyendo un caso con el que se pretende señalar al principal partido de la Oposición, ya es que no tiene calificativos, o al menos, no muy amables que digamos.

Para ser «torero» no ha salido por la puerta grande. Más bien todo lo contrario. Ni siquiera el presidente del Gobierno confiaba en él. En cierto modo, tiene gracia la cosa: «el cazador, cazado».

Zapatero no se puede permitir ni media metedura de pata a unos días de las elecciones gallegas y vascas. El domingo se desayunó con malas noticias. Las cosas no van tan bien como pensaban. La gente está preocupada, quiere un cambio.

Así me lo dicen en primera persona. He compartido un paseo de lo más ilustrativo con los vecinos de A Guarda . Son muchos los que ya no pueden apretarse más el cinturón. Es que los números son los que son y los sueldos no dan más de sí.

Los gallegos estamos indignados. Con la que está cayendo y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño gastando- más bien, tirando el dinero- en lujos que solo disfruta él y su equipo, porque no creo que los vecinos de Galicia puedan disfrutar de las comodidades de sus coches y despacho.

A Zapatero no le llega la camisa al cuello. Ni siquiera, el presunto efecto sedante de Pepe Blanco hace el efecto deseado.

¡¡Como estará la cosa para que el ya ex ministro de Justicia sea la envidia de algunos de su gabinete!!!!

Que Pedro Solbes, ministro de Economía, envidie estar fuera del Gobierno da una idea de lo que está pasando.

Pero lo más triste, es que constituye un desprecio en toda regla a los españoles. Mientras el que más y el que menos arrima el hombro todos los días para sacar este país adelante, hay quienes desean salir corriendo cuando vienen los problemas.

Está claro. España necesita un Gobierno que esté a la altura de las circunstancias. Empecemos por Galicia y El País Vasco.

Está en nuestras manos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído