José Cavero – Alcaucín o la Operación Correa-Gürtel


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Probablemente no haya habido muchas coincidencias en el caso de las corrupciones desveladas en Alcaucín por la guardia civil, y las que han aparecido en los papeles que la Fiscalía Anticorrupción y la policía entregaron al juez Garzón y que conocemos con el nombre en alemán del más relevante de los «sospechosos», Correa o Gürtel.

Probablemente no haya más coincidencia que el deseo de emplear en beneficio propio el cargo y la condición de alcalde, en un caso, o de amigote de los gobernantes del lugar, en los otros. Posiblemente también haya sido muy distinta la dimensión de un episodio y el otro: Unos cuantos miles de euros en un caso, varios millones en el otro. El de Alcaucín guardaba sus «ahorros» debajo de la cama. Los comisionistas de Correa los distribuían en muchas empresas, muchas cuentas corrientes y posiblemente beneficiaban a muchos participantes en las múltiples operaciones en curso…

Y, sobre todo, ha tenido y está teniendo un tratamiento bien distinto de los correspondientes partidos: desde el primer momento, el PSOE indicó que ese alcalde quedaba expulsado del partido, mientras en el PP se ha hecho una defensa numantina a favor de la imagen del partido, sin saber hasta qué punto le ha llegado a afectar. Ni siquiera se han pedido investigaciones urgentes y decisiones fulminantes para los eventuales inculpados, sino la destitución e inhabilitación durante décadas del juez que lleva el asunto…

LA OPERACION ARCOS.- Se supo en las últimas horas que en los registros llevados a cabo por la Guardia Civil durante el viernes en el marco de la Operación «Arcos», que investiga una supuesta trama de corrupción urbanística en el municipio malagueño de Alcaucín, tuvo como principal hallazgo 160.000 euros en efectivo que, al parecer, el alcalde del municipio, José Manuel Martín, escondía bajo un colchón en su casa. El inmueble del alcalde fue inspeccionado durante varias horas por los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) y del Seprona de la Guardia Civil. Cuando los agentes descubrieron el dinero, el alcalde manifestó que eran «los ahorros de toda una vida», según ha publicado el diario «Sur».

En total, los agentes se incautaron de más de 250.000 euros entre los once registros realizados en la operación. Además de la suma hallada en la casa del regidor, los investigadores intervinieron más de 60.000 euros en Cartaya (Huelva), donde fue detenido un promotor por supuesta implicación en la trama. La Operación provocó la detención de trece personas, entre las que destaca el propio alcalde, dos de sus hijas, y un miembro del servicio de Arquitectura de la Diputación de Málaga.

A lo largo del sábado, la secretaria de éste último fue puesta en libertad tras ser interrogada por la Guardia Civil. La investigación ha permitido desarticular una importante trama organizada dedicada a la promoción, construcción y posterior comercialización de urbanizaciones y de viviendas aisladas, principalmente a extranjeros, sobre suelo no urbanizable en la comarca malagueña de la Axarquía, según informaron desde el Ministerio del Interior.

LA OPERACION GURTEL.- En cuanto al «Caso Correa», parece evidente que sin conocer el final de la historia, algunos personajes han quedado ya marcados, cuando menos señalados. Los trajes de 30.000 euros de Camps siguen buscando quién los pague, pero a todos ha parecido un excelente precio para un «dandy». Las habilidades de López Viejo para repartir negocios entre sus amigos, burlando incluso la vigilancia de Esperanza Aguirre, o los muy demostrados atractivos del bufete del ex ministro Michavila para cuidarse de asuntos de estos elementos en entredicho, también parecen fuera de duda.

El bufete del diputado y sus buenas relaciones con muchísimas personalidades del partido, sin duda era un claro aval que otorgaba la confianza. Pero casi todo está pendiente del dato o testimonio que, finalmente, establezca alguna clase de relación entre todos estos negocios con la financiación del partido. Es decir, si es cierto que cada una de estas comisiones logradas por la preparación de congresos y otros eventos de personalidades del PP, «pasaban por la caja» del tesorero Bárcenas.

Es evidente que hay delito en la concesión de encargos institucionales a las mismas empresas sin concurso previo, y que lo puede haber en el desglose en muchas facturas y pagos de esos encargos recibidos. Todo eran tretas para no llamar la atención. Pero la sospecha última es que el partido fuera consciente de que Correa y sus socios dejaban «diezmos y primicias» al partido benefactor…

JOSE CAVERO

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído