El primer debate de la TVGA “en funciones”

Todos lo sabemos, ¿verdad?: que los lunes siguen a los domingos y que las semanas comienzan con los lunes. Pues, según parece, para los gallegos no siempre sucede así, y ello, quizá, porque cuando los tópicos, generalmente válidos en otros territorios de la nación, suben las escaleras previstas por los politólogos y demás arúspices de nuesta época, en Galicia , inequívocamente descienden; y por supuesto, viceversa. Es que, plagada de corredoiras, el alma gallega desfila siempre al revés. Un alma imprevisible sobre la que ni el mismísimo Spengler daría una en el clavo.

A muchos gallegos, el lunes les llegó el martes; es decir: para ellos, el pasado lunes, rigurosamente hablando, nunca llegó. Por ello, y nótese bien lo que digo, estuve a punto de titular estas líneas: «El lunes que políticamente jamás existió.»

Confirmados los resultados del “1-M” —el domingo que, en lo político, nunca llegó a ser lunes—, a la TVGA (televisión de Galicia; conocida, también, por TVGaita) sólo le faltó despedirse con un discurso melancólico del cesado badulaque Antón Losada (el de la SER, «59 segundos», «El programa de Ana Rosa», la TVGA y otros suculentos “foros de debate intelectual”; el descendiente de los suevos que, con los… suyos propios, para desorientar al personal, en el cuadro de retribuciones de la Vicepresidencia del BNG, hizo constar su nombre en ESPANHOL, como Antonio Losada Trabada, cuando aún no hace tanto, siendo la mano “derecha” de Anxo Quintana, se embaulaba diez millones de pesetas anuales por sus servicios a la “GALIZA” del BNG; además, claro, de las colectas practicadas por el exseminarista en los citados y pingües foros, sin olvidar su puesto de profesor titular en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Santiago, al que, sin duda, tanto tiempo de investigación y estudio le dedica en «El programa de Ana Rosa»).

Despedirse, digo, con un discurso, seguido de carta de ajuste y cierre de emisión, de aquellos del régimen en el que Juan Luis Cebrián mamó sus máximas destrezas.

Jamás había sucedido en Galicia, menos con “la derecha retrógrada y fascistoide”, que una vez celebradas las elecciones, se privase al pueblo gallego de un debate, más o menos racional, sobre la jornada emblemática de la política gallega: “A festa democrática da nosa Galiza”, convertida esta vez en silente tanatorio por los responsables de una TVGA que dice ser pública y estar al servicio de todos los gallegos. Pero nadie se escandaliza.

Y menos que nadie, los medios de comunicación cebados en el pesebre del agónico régimen bipartito. Ese rebaño impúdico cuya babeante testuz comienza a mirar ahora, con el rabillo del ojo, la mano propicia del pastor Feijoo.

Pásmeseme el lector:
Vencidas las doce de la noche del lunes, ¡ya, pues, en pleno martes!, como si de un segundo homenaje a Don Carnal se tratase, comenzó el programa «Hai debate», moderado por la articulista del Xornal de Galicia Ana Rodríguez Martí, de quien se impone decir que, durante estos años, ha venido desempeñando su quehacer moderador con innegable ejemplaridad; no tendenciosa y sectariamente, como la periodista del Movimiento (progresista) Ana Pastor, “moderadora estilo Mamen” del programa de debate político «59 segundos», de TVE.

Los invitados: Alfredo Suárez Canal, Conselleiro en funciones de Medio Rural de la Xunta de Galicia (BNG); Ismael Rego, Portavoz parlamentario del Partido Socialista de Galicia y Alfonso Rueda, Secretario General del Partido Popular de Galicia. Además de los periodistas, habituales del programa, Arturo Cerviño, Director de C.O.P.E. Lugo; Xan Carballa, Subdirector del periódico A nosa terra (órgano del BNG) y Ernesto Sánchez Pombo, analista político de La Voz de Galicia, crítico feroz e impúdico del Partido Popular, quien, en esta ocasión, con una prudencia irreconocible, no dejaba de mirar la mano de Alfoso Rueda.

Pues bien, en este a modo de segundo homenaje a Don Carnal, los perdedores, lejos de acudir al debate vestidos con el traje crítico de lunes correspondiente al día después, se presentaron disfrazados con la misma vestimenta mental que el día anterior a las elecciones del domingo, en la que el pueblo gallego, soberanamente, les despojó del Poder. —“Cuente, cuente. ¿Y qué pasó?” No hay mucho más que contar, si acaso que los dos altos representantes de BNG y del Partido Socialista de Galicia , en un acto de inolvidable «autocrítica pública» que les retrata y que durante un buen tiempo, probablemente, no olvidarán los gallegos incultos e ignorantes que no les votamos, comenzaron un particular mea culpa para la regeneración de sus respectivas formaciones.

Su «autocrítica» conclusión, palmaria e inequívoca, muestra de la unión inquebrantable del bipartito (PSOE y BNGA), no podía ser otra: perdieron la Xunta de Galicia por la campaña indigna llevada a cabo por los populares gallegos, mundialmente conocidos por su igno «Los de la boina»: “guy, guy, guy, los de la boina, los de la boina; guy, guy, guy, los de la boina estamos aquí.”

_________________
R. Malestar Rodríguez
(05/03/09)
rmalestar@gmail.com

Autor

Roberto Malestar Rodríguez

Roberto Malestar (Vigo). Heterodoxo; filósofo —licenciado, graduado y doctorando en filosofía por la Universidad de Santiago de Compostela. Publicista, ensayista y articulista. Es, además, letrista e intérprete de tangos, folclore hispanoamericano y otros géneros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído