José Cavero – Ni se va Solbes ni cambia el Gobierno.


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

En la vida política y pública hay varios elementos novedosos, el primero de los cuales es la reubicación del PNV, tras la «ruptura» que se está produciendo en la formación del Gobierno vasco. La llegada a Ajuria Enea de Patxi López supone un claro enfriamiento en la relación de PSOE y PNV, como ya se puso de manifiesto en el debate del Congreso del miércoles, cuando el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, se quejaba amargamente por lo sucedido en las elecciones vascas y se mostraba dolido probablemente por esa nueva situación en que se encuentra el PNV, a punto de verse desplazado del gobierno.

El portavoz lamentaba que hubieran sido eliminadas las listas probatasunas, favoreciendo de este modo la opción del PSE, y acusaba al Gobierno de instrumentalizar a los jueces para lograr esa deslegalización de los proetarras. Zapatero le respondió que no hablaba con sinceridad ni capacidad de convicción. «Ni usted se cree lo que dice», le reprochó el presidente. Lo cierto es que esa intervención se ha considerado el punto de arranque de un nuevo PNV, que ya busca nuevos aliados, distintos al PSOE, en las Cámaras.

Un diario ha señalado que «el PNV secunda el ataque del PP a Garzón para hostigar al PSOE». En otro se indica que «el PNV emprende la guerra frontal contra Zapatero en el Parlamento, y que «el grupo vasco se ofrece al PP». Dice otro medio escrito: El PNV enseña los colmillos a Zapatero y practica una oposición más dura. O bien, estas otras versiones periodísticas: Zapatero estrena la soledad en el Congreso tras el divorcio del PNV. El Gobierno se queda aislado en el Congreso y sin capacidad legislativa. El PNV escenificó ayer la ruptura secundando la tesis conspirativa del PP. Alonso se obstina en la geometría variable, pero los socialistas admiten su soledad. La gran preocupación del Ejecutivo son los votos para las cuentas de 2010. El apoyo de CiU, complicado, lo será aún más al acercarse las autonómicas catalanas.

El PNV se insinúa al PP y acusa a Zapatero de manipular al poder Judicial. El PNV escenifica en el Congreso de los Diputados su ruptura con el PSOE… Así las cosas, en el seno del Gobierno Zapatero ha llamado a rebato: nadie se moverá hasta que él mismo lo determine. Y así cabe interpretar la declaración de Solbes, que viene a poner las cosas en claro después de su broma de que envidiaba la condición de ex ministro de Bermejo. Solbes se expresó con total claridad: «No tengo deseos de dejar de ser ministro de Economía. No tengo intención de perder mi empleo, en el que me siento cómodo y satisfecho», decía tras recordar que la próxima semana cumple 41 años de actividad entre distintas responsabilidades de tipo público.

En efecto, Solbes ha sido muy a menudo presentado como el funcionario público ideal y modélico en los distintos cargos que ha ocupado durante esos ocho lustros… Solbes, con su declaración formal, y esta vez sin bromas, también da carpetazo a las especulaciones sobre un eventual reajuste. «No toca», podría asegurarse, por lo menos hasta haber concluido el semestre europeo de presidencia española. Posiblemente también hasta que empiece a recuperarse la economía, tras la crisis… Y luego, ya se verá su oportunidad y conveniencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído