El olor del terrorista


MADRID, (ABC)

Es la hora en que una sociedad contiene el aliento, al descubrir que el mal sigue en su seno.

El vil asesinato de dos soldados británicos, cuando recogían confiados unas pizzas, y la muerte a tiros de un policía, apenas 48 horas después, no descarrillarán el proceso de paz en el Ulster.

Si no lo hizo la masacre de Omagh hace 10 años, no lo harán estos crímenes hediondos, pero la respuesta del Sinn Fein es clave. Y no ha sido lo satisfactoria que cabria esperar.

Gerry Adams, presidente del brazo político del IRA, ha condenado los atentados. En los medios de comunicación se elogia que haya ha pedido a la comunidad norirlandesa que ayude a la Policía a atrapar a los terroristas, aportando incluso pistas sobre su identidad o paradero, pero se obvian detalles preocupantes.

Uno, que tardó la friolera de 14 horas en pronunciarse. Otro, estremecedor, la frase con la que adornó su tibia condena: “La historia, todavía sin resolver, es que republicanos, patriotas y demócratas no desean al Ejército británico en Irlanda”.

Adams, a quien vimos carcajeándose de forma obscena al lado del pastor Ian Paisley en marzo de 2007, cuando radicales católicos y protestantes se aliaron para formar gobierno, se curó en salud subrayando que no pretende justificar los asesinatos, pero añadió a renglón seguido que “mucha gente” ha sufrido a manos de los soldados británicos.

Son palabras venenosas, especialmente en una tierra donde el terrorismo del IRA y el contraterrorismo protestante dejaron regados 3.257 cadáveres.
La guarnición británica, que en el momento álgido del conflicto llegó a 27.000 hombres, ha quedado reducida a 5.000 y ni siquiera patrulla las calles.

El propósito de Gerry Adams no es otro que sacar provecho de la situación. Y se equivoca. La República de Irlanda está en la ruina, el Gobierno de su Majestad ha alcanzado el punto en que no puede hacer más concesiones en el Ulster y a la gente de bien le repugnan los tipos que se apuntan a la tesis de que “unos agitan el árbol y otros recogen las nueces”.

Huele que apesta el Admas este.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Lo más leído