Riesgo de deflación


MADRID, 15(OTR/PRESS)

En el mes de enero, la inflación se situó en términos interanuales en el 0,7%, la tasa más baja desde junio de 1969. En principio, el descenso del nivel general de precios se explica por dos factores esenciales: la fuerte caída experimentada por los precios del petróleo y la intensa desaceleración del consumo privado. Si esa tendencia bajista se mantiene a lo largo de los próximos meses, España podría registrar incrementos negativos del IPC, al menos, durante el segundo semestre de 2009, un hecho inédito desde el período 1931-1934.

Se suele producir un error de análisis cuando se rechaza la posibilidad de deflación con el siguiente argumento: si bien la inflación medida por el Indice de Precios al Consumo ha experimentado y experimentará un declive sensible, no sucede lo mismo con la subyacente que cayó cuatro décimas, hasta el 1,6% en febrero. Aunque sea difícil que esa variable registre tasas de crecimiento negativas, eso no es relevante para evitar una deflación. El IPC general y no la inflación subyacente es el indicador al que se referencia el PIB nominal y toda la estructura contractual de la economía española. En consecuencia, si se produce un declive sostenido del IPC, esto es, del nivel general de precios es evidente que se estaría ante un proceso deflacionario con los potenciales efectos negativos del mismo sobre el conjunto de la actividad económica.

Si la inflación es «siempre y en todas partes un fenómeno monetario» originado por un aumento de la cantidad de dinero en circulación por encima de la producción, la deflación también lo es pero de signo contrario: una contracción de la oferta monetaria que alimenta un descenso sostenido del nivel general de precios. Cuando se analiza la caída registrada por el IPC, se la relaciona de modo automático con la del petróleo pero no se tiene en cuenta un aspecto fundamental: la brutal reducción experimentada por la oferta monetaria en España. La M1 que incorpora la moneda en circulación, los billetes, los balances tangibles y los depósitos, el dinero en sentido estricto, se lleva contrayendo con intensidad desde hace varios trimestres. En pura lógica monetarista, la persistencia de esa trayectoria abona la hipótesis de la posible entrada de España en una dinámica deflacionaria o, en cualquier caso, no permite rechazarla. Si, como es previsible, se producen perturbaciones sustanciales en el sistema financiero nacional, la deflación estará servida.

Un descenso del nivel general de precios resulta especialmente costoso cuando está precedido y se ve acompañado por un colapso del precio de los activos, caso español. En este marco, los colaterales pierden valor mientras el peso nominal de la deuda se mantiene. En respuesta, los bancos reestructuran su cartera de préstamos y cortan sus líneas de crédito. Esto a su vez desata una cadena de bancarrotas de los agentes privados lo que agudiza las tensiones financieras y reduce de manera adicional el valor de los activos. Del mismo modo que un proceso inflacionario suele generar una espiral alcista precios/salarios en un entorno de rigideces nominales, éstas desempeñan un papel idéntico pero de signo opuesto en un entorno deflacionario, sobre todo, en economías altamente endeudadas como la española. En este contexto, la demanda agregada y los precios caen mientras los salarios reales crecen debido a las rigideces del mercado laboral. En España, esa situación se ve potenciada por la irresponsable decisión gubernamental de elevar los salarios de los funcionarios y el salario mínimo en tasas cercanas al 4%. Así se potencia el proceso de destrucción de puestos de trabajo y la pendiente bajista de la demanda y del precio de los activos; se multiplican las quiebras y se profundiza en la recesión/depresión. Este enfoque responde con bastante exactitud al cuadro clínico de la economía española.

LORENZO BERNALDO DE QUIROS

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído