Fermín Bocos – Deudas históricas.


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

La política de Zapatero no se atiene al orden alfabético de las cosas. Cuando menos, en el registro de satisfacción presupuestaria de la llamada «deuda histórica». Cataluña (Montilla) abrió el baile y ahora le toca a la Andalucía de Manuel Chaves. Menos el País Vasco y Navarra que llevan un siglo de adelanto en el concierto, monopolizando desde las guerras charlistas el cupo de bailes, el resto de las autonomías, regiones o cómo cada uno prefiera llamarlas, están a la cola preguntando qué hay de lo suyo.

Y, ésa es la cuestión, porque sí hablamos en serio de deuda y uncimos el concepto a la Historia resulta que la ventanilla a la que habría que arrimarse para cobrar no está en Madrid (ciudad mártir, por cierto, durante la última guerra civil) y habría que buscarla en otra parte.

Por poner un ejemplo: cántabros (Revilla), y astúres (Areces), habrían de pasar la factura a Roma, la Roma Imperial, por aquello de las «guerras cántabras que documentó Estrabón; Galicia (Núñez Feijóo), debería acudir a la ventanilla báltica de donde procedían los suevos; desde Aragón, Marcelino Iglesias -en nombre de habitantes de los antiguos condados pirenaicos- tal vez debería pasar el recibo a los descendientes de los emires de Córdoba y a ellos y a los herederos del resto de la familia Omeya habría que cursar la factura a Damasco por la ocupación forzada y demás hechos de armas y acaecidos en el solar de la Monarquía Hispánica en tiempos de los visigodos. Así las cosas, el concepto de «deuda histórica» -eufemismo político que viene siendo presentado ante la opinión pública poco menos que como un impagado de los tiempos del general Franco-incorporaría fundamento histórico. Lo otro, lo que nos estan vendiendo en los telediarios no deja de ser una historia para quienes poco o nada saben de la Historia de España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído