Consuelo Sánchez-Vicente – En la misma piedra


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Desastre diplomático total II, gran decepción de nuevo en los EE.UU con España, y ya no con Bush sino ¡con Obama!, la gran esperaza del presidente Zapatero para salir del ostracismo internacional y del rincón del mapa donde se (y nos) metió él solito por seguir sentado al paso de la bandera norteamericana cuando era jefe de la oposición -primero- y abandonar Iraq sin avisar en cuanto llegó a presidente, después. Demos por bueno que la decisión de abandonar Kosovo en seis meses, legítima sin duda, es además coherente, que ya es ser generoso porque, vamos a ver, ¿por qué no se anunció la marcha a nuestros aliados cuando hace un año optamos por no reconocer la independencia de Kosovo? A nadie le habría extrañado. Desde el punto de vista de la agenda interna española sobran motivos. Pero no se hizo. Y ahora… ¿a qué vienen estas prisas?

Sin que lo supieran -¡qué menos¡- el ministro Moratinos, que es el ministro responsable de los Asuntos Exteriores, caramba, ni los embajadores de nuestro país en la OTAN y en EE.UU, la ministra Chacón le dio la exclusiva de que «volvemos a casa» al contingente de tropas españolas en Kosovo… supongo yo que por orden de o con pleno conocimiento de su jefe directo y presidente nuestro del Gobierno, Rodríguez Zapatero, -quiero pensar- porque, si no, la ministra habría durado en el cargo lo que un pastel en la mesa de un goloso, ¿no?. El culpable es él, Zapatero. La reacción de Obama ha sido como la de Bush, de no me lo puedo creer. Y es que la pertinacia en la torpeza en política internacional del presidente Zapatero es de no creer. En labores que requieren bordar con hilo de seda, como las relaciones internacionales, ZP borda con maromas de amarrar trasatlánticos. Pero quien pagará esta «ronda» es ella, la ministra Chacón.

Ahora, nos dicen, la ministra se va a entrevistar con el secretario general de la OTAN para explicarle… ¿lo que debió explicarle antes de anunciar a la tropas que volvíamos de a casa? Tarde, parece. Y algo aun peor: ella, nos cuentan, no se esperaba la reacción del secretario general de la OTAN y está muy extrañada, ya que un día antes de anunciarlo a nuestras tropas habló con él y se lo contó. ¿De verdad? Entonces porque se quejan, ¿porque nos tienen manía? La ministra Chacón llega a esa cita después de que un funcionario de Moncloa, el excelente ex número dos de Moratinos, Bernardino León, haya tenido que salir corriendo a Washington para deshacer el entuerto con la Administración Obama, al alto precio de desautorizar públicamente a nuestra titular de Defensa. Contra lo que anunció la ministra, las tropas españolas ya no se irán de Kosovo en seis meses sino en doce… ya veremos con quién al frente del ministerio de Defensa.

CONSUELO SANCHEZ-VICENTE

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído