Fermín Bocos – Retirada de la retirada.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Orden más contraorden, igual a desorden. El nombre de Carme Chacón está en la portadas de todos los medios y esta vez no es para reflejar que va en cabeza en las encuestas que miden la popularidad de los políticos. Tras el anuncio de la repatriación del contingente de soldados de misión en Kosovo, todo es polémica. «Misión cumplida. Volvemos a casa», dijo cuando visitaba aquel país -cuya forzada independencia impulsada por los Estados Unidos, España no reconoce-.

La noticia de que Exteriores (Moratinos) no tenía información del anuncio de la retirada descolocó a nuestro embajador en Washington (Dezcallar) y cabreó al secretario general de la OTAN. Anunciar la retirada ¿fue un traspiés de la ministra? ¿su primer traspiés desde que asumió la cartera de Defensa? No lo parece. No parece lógico en quien hasta la fecha ha dado medida de estar bien equipada de prudencia. Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? ¿Por qué desde La Moncloa se impulsó la matización que en boca de Bernardino León (hombre para todo del Presidente), sonaba a rectificación de lo que había anunciado la ministra?

Sí no conociéramos a Zapatero y su forma de encadenar ocurrencias a golpe de teléfono, habría que pensar que, efectivamente, Carme Chacón se había precipitado al anunciar la repatriación de los 600 españoles de Kosovo sin pasar por el Parlamento, ni advertir con tiempo a la OTAN -bajo cuya bandera, por cierto, se desarrolla la misión y no bajo la norteamericana como podría inducir a pensar el hecho que Bernardino León y el general Sanz Roldán viajaron a Washington a matizar el calendario de la retirada-.

Si, como es lógico, suponer, Zapatero sabía que Chacón anunciaría la repatriación, ¿a qué obedece la rectificación? Pues, a su peculiar forma de entender la política. Puentear, vía teléfono, a ministros y allegados le divierte. También le encanta introducir en la vida política nuevas historias que pretenden ser cortinas de humo -en este caso respecto de la recesión económica o de la soledad parlamentaria del PSOE. Si, como parece, la «retirada de la retirada» suena a obra suya, no habría que señalar a la ministra. Donde manda patrón ya se sabe cual es el papel reservado a los marineros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído