Victoria Lafora – El hombre que sabía demasiado


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

La tozudez con la que Mariano Rajoy sostiene al tesorero de su formación, en contra del criterio de diputados y altos cargos del partido, resulta tan ilógica que cada vez se extiende más la sospecha de si será Bárcenas «el hombre que sabía demasiado». Sobre todo si conoce o tiene documentos sobre el destino de ese dinero «B» que Correa y sus amigos manejaban con tanta holgura y generosidad. Si Bárcenas dice que no se ha quedado con el millón trescientos mil euros que le imputa Garzón, y que su importante incremento patrimonial se debe a su trabajo, la pregunta es: ¿A dónde ha ido a parar ese dinero? Un dinero que no deja huella en Hacienda, que no figura en ningún apunte contable y que puede engrosar las arcas de un partido, siempre tan necesitados de fondos, con el solo conocimiento del tesorero o del gerente.

Lo más significativo es que la ambigua declaración de Mariano Rajoy «nadie podrá probar que Bárcenas y Galeote no son inocentes», fue hecha tras recibir a los dos en la sede de Génova y escuchar sus explicaciones sobre compras de pisos, coches, chalés, etc. Resulta chusco imaginar que el líder de la oposición se haya creído la versión, no desmentida por Galeote, de que su única relación con la trama de corrupción de Correa es que le compró un coche en su agencia de viajes, y que, como todos los dirigentes populares imputados, pagó en metálico. Ahora resulta que los coches ya no se compran en los concesionarios sino que va uno a buscar un billete de tren para Lérida a su agencia y sale con un Mercedes último modelo…

A estas alturas y tras haber leído en el auto de Garzón cómo Correa repartía relojes, vehículos de lujo y trajes por doquier, además de pagar la comunión del niño de un político madrileño, los gastos de la boda de otro o su viaje de bodas, lo del coche en la agencia de viajes suena a chufla. Por eso se extiende el rumor, tan negativo para el PP, de que en la conversión entre Rajoy y Bárcenas salieron otros temas a la palestra que no conviene que afloren antes de las elecciones europeas. Esto habría convencido a Rajoy de que hay que aguantar como sea hasta que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decida si los procesa o envía la causa al Supremo, al ser aforados los dos.

De momento al presidente del Tribunal de Madrid ya se lo llevó el numero tres de Aguirre y secretario del PP madrileño a comer y, según el magistrado, sí que hablaron del caso que nos ocupa. Con su habitual desparpajo Granados no ha dado explicaciones de por qué la cita se realizó fuera de agenda, fuera del despacho, y cuando a varios dirigentes de su partido les va a juzgar el señor a quien invitó a comer. Todo muy sucio. Algo huele a podrido.

VICTORIA LAFORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído