Carlos Carnicero – Obama envida en Cuba.


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Han sido necesarios cincuenta años y diez presidentes en el Gobierno de los Estados Unidos para que un estadista de este país dé cuenta del fracaso de la política hacia Cuba. Justo desde que Dwight David Eisenhoower, en 1960, diseñara el desembarco mercenario en Bahía Cochinos o Playa Girón, que se llevo a cabo en el comienzo del mandato de John Fitzgerald Kennedy, a cuyo fracaso estrepitoso sucedió un bloqueo económico y la Crisis de los Misiles -que puso a la humanidad al borde del colapso nuclear- todos los esfuerzos realizados por el país más poderoso de la tierra para derrocar al régimen comunista de Fidel Castro han resultado un fiasco.

Ahora, Barack Obama, en un golpe de audacia, ha levantado las restricciones que limitaban las visitas y la remesas de los cubanos residentes en Estados Unidos a sus familiares en Cuba. Ocurre además, con un sentido estratégico de la anticipación, en víspera de la Cumbre de las Américas, en donde la mayoría de los Estados miembros, capitaneados por el Brasil de Lula da Silva, iban a solicitar a Estados Unidos gestos de distensión hacia Cuba. Ahora los papeles se pueden revertir y será necesario que el Gobierno de La Habana corresponda a la iniciativa de Obama.

La medida del presidente estadounidense confirma el acierto de la política española de José Luis Rodríguez Zapatero con respecto a Cuba -tan criticada por el Partido Popular de Mariano Rajoy- como mentor del cambio de la posición común de la Unión Europea, que se había alineado con las tesis norteamericanas a impulsos del presidente Aznar en su época de entendimiento con George W. Bush. El acercamiento de Zapatero a Cuba ha sido el preludio de las medidas adoptadas por Obama.

Ahora le toca al Gobierno cubano aceptar el reto que supone la invasión pacífica de ciudadanos cubano-americanos que llevarán dinero, información, medios electrónicos y experiencias democráticas a la isla, en un momento en que la crisis económica tenía a sus gobernantes en una situación de gran debilidad sin poder atender las demandas económicas más elementales de la población.

En este sentido, las medidas adoptadas por Raúl Castro de formar un Gobierno de militares próximos y leales, es todo un síntoma de la necesidad que ha sentido el presidente cubano de contar con un equipo homogéneo y disciplinado para encarar las reformas económicas que indudablemente traerán consigo este contagio con miles de ciudadanos norteamericanos y la llegada de importantes remesas de divisas que ahora carecerán de limitación.

Sin duda es el primer paso del levantamiento del embargo o bloqueo económico de los Estados Unidos y una flexibilización del clima de confrontación que ha sido causa y a la vez justificación de la rigidez del sistema cubano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído