Fermín Bocos – Un margen de confianza.


MADRID, 13 (OTR/PRESS)

Vista las encuestas publicadas en los últimos días ya nadie tiene dudas acerca de por qué Zapatero decidió anticipar la crisis de Gobierno que tenía pensado llevar a cabo en junio, tras las elecciones europeas. Más que la recesión económica en sí misma -que es mundial- lo que le está pasando factura al Gobierno es la percepción que tiene el grueso de la opinión pública de que el Ejecutivo no acierta con la receta para combatir la crisis. Por eso, ZP ha anticipado la jubilación de Pedro Solbes y por eso ha nombrado a Elena Salgado con la intención de transmitir una idea de cambio en la política económica. Paradójica idea, puesto que nadie ignora que ha sido el propio Zapatero (negando la crisis y retrasando las medidas para hacerla frente) quien limitaba el margen de maniobra de Solbes.

También está claro el por qué del nombramiento de José Blanco como ministro de Fomento. La clave hay que buscarla en el resultado de las elecciones gallegas y, más concretamente, en la victoria del PP. Fomento es el ministerio del gasto y José Blanco la primera piedra que coloca Zapatero para construir el puente político que permita crear la imagen de un futuro candidato exitoso para presidir la «Xunta» de Galicia. Un candidato a cuatro años vista, capaz de hacer crecer al PSGA en escaños tanto como para compensar la merma de sus aliados tradicionales del BNG. Blanco es un político con buen olfato y, como acreditan sus primeras palabras, con mucho sentido común: «Como ministro -ha dicho- no voy a distinguir entre colores políticos y los alcaldes y presidentes de comunidades gobernadas por el Partido Popular lo van a apreciar desde el primer día de mi mandato». Como prueba, su primer compromiso de agenda: entrevista con Esperanza Aguirre, la «dama de hierro» del PP.

Aunque con cuatro millones de parados es difícil hablar de cien días de cortesía parlamentaria, tengo para mí que antes de desahuciar al nuevo Gobierno de ZP habría que conceder un margen de maniobra. Cuando menos a quienes como Blanco, Sinde o Gabilondo nunca antes se habían sentado alrededor de la mesa del Consejo de Ministros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído