Cayetano González – Elecciones en clave nacional.


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Pedía hace unos días la líder de UPyD, Rosa Díez, que no se aprovecharan las elecciones europeas del 7 de junio para «dar un repaso» a Rajoy o a Zapatero, y que eso se dejara para las próximas elecciones generales del 2012, si es que no hay un adelanto electoral. Estoy seguro que una política avezada y con gran experiencia como es la ex dirigente socialista no diría lo que dijo con gran convencimiento, porque de sobra sabe que las próximas elecciones europeas se van a plantear, están ya de hecho planteadas, en pura clave nacional, de pulso entre el PSOE y el PP.

La victoria de los populares en Galicia el pasado 1 de marzo cambió bastantes cosas en el escenario político. De entrada, Rajoy, de estar a estas alturas con el agua al cuello si su partido hubiera perdido, se encuentra ahora en una posición relativamente desahogada y con su patio particular mas calmado. Por contra, Zapatero no contaba con esa derrota gallega y el hecho de que un socialista, Patxi López, vaya a ser el próximo lehendakari en el País Vasco, no le ha resuelto ningún problema, sino más bien, a corto plazo, le ha creado uno muy importante: perder el apoyo del PNV en el Congreso de los Diputados.

De hecho, el presidente tenía previsto llevar a cabo la crisis de Gobierno después de las elecciones europeas, pero se ha visto obligado a adelantarla en la confianza de que ese movimiento le llevara a retomar la iniciativa política ante la opinión pública, cosa hartamente dudosa a la vista de cómo han sido recibidos por esta los nombramientos de algunos ministros-as.

Una victoria del PP en las elecciones europeas del 7 de junio supondría un paso más para afianzar las posibilidades de este partido de ganar las próximas generales. Por el contrario, una derrota volvería a reabrir el debate interno y externo sobre la solvencia del liderazgo de Rajoy y la conveniencia de elegir otro candidato para enfrentarse a Zapatero. En el caso de los socialistas, si pierden las elecciones europeas, intentarán restar importancia al resultado pero no dejará de ser un serio aviso para siguientes citas electorales y pondrá de manifiesto que la «baraka» de Zapatero ha empezado a derrumbarse.

La grave crisis económica y el desinterés de los españoles, como ponen de manifiesto todos los estudios y las encuestas que se han hecho, sobre Europa y sobre las Instituciones europeas son dos factores que pueden incidir en el resultado de las elecciones del 7 de junio. Y tengo para mí que ambos afectaran más negativamente al PSOE que al PP, porque en el caso de la crisis económica, los ciudadanos, como es lógico, responsabilizan más de ella a quien está en el Gobierno que a la oposición. En cuanto al poco entusiasmo que pueda haber por unas elecciones europeas, en el actual momento político, el electorado de centro-derecha está más movilizado que el socialista. En aquel hay ganas de castigar a Zapatero y se quiere aprovechar cualquier ocasión que se brinde para ello. En este, hay un cierto conformismo con la situación. El 7 de junio saldremos de dudas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído