Isaías Lafuente – Desdén europeo.


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Los europeos vivimos con pasión las últimas elecciones de Estados Unidos. Los deseos de pasar página sobre la infausta era Bush y la aparición ciclónica del senador Obama fueron los elementos que la alimentaron. El frenesí llegó a tal punto que si nos hubieran convocado, habríamos acudido en masa a las urnas para elegir al presidente estadounidense. Ahora estamos llamados a votar en las elecciones europeas el próximo 7 de junio y según los datos del Eurobarómetro, sólo uno de cada tres ciudadanos tiene a esta hora decidido que lo hará. En España esta escuálida intención la manifiestan sólo el 27% de los ciudadanos.

El desdén europeo no es nuevo, pero se ha visto agravado en el último año. Como si cotizaran en bolsa, la confianza ciudadana en las principales instituciones europeas mengua. Once puntos ha caído la confianza en el Banco Central Europeo; cinco, la que se deposita en la Comisión; seis, la que se tiene en el Parlamento, que es, no obstante, la institución más valorada por los ciudadanos.

La Unión Europea lleva lustros sin saber explicarse. Los ciudadanos siguen percibiendo sus instituciones como una maquinaria burocrática alejada de su realidad y gripada, a pesar de que cada día tomen decisiones que afectan a nuestras vidas. Las elecciones europeas se juegan en tablero doméstico y los partidos las plantean como un gran sondeo sobre la fortaleza de los gobiernos nacionales. Y por si todo esto fuera poco, las listas que presentan a los ciudadanos están preñadas de perfiles que, sin menoscabo de su valía, mezclan políticos amortizados con otros descolocados o camino a la jubilación. Hasta Ramón Jáuregui, número 2 del PSOE para estas elecciones, vislumbra el Parlamento Europeo como un cementerio de elefantes.

La crisis económica sólo echa gasolina sobre estas brasas. Pero si los negros pronósticos de este Eurobarómetro se cumplen, será el momento de analizar la magnitud del incendio. En cualquier institución democrática un desapego que afecte a más de 60% de la ciudadanía dispararía todas las alarmas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído