Fernando Jáuregui – Optimismo, esa es la consigna oficial.


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

El nuevo equipo gubernamental se ha empeñado en una acción de transmitir optimismo a la opinión pública, según ha podido constatar quien esto suscribe tras encontrarse con diversos miembros del gobierno. A estos efectos, responsables del Ejecutivo aseguran que las cifras del paro empezarán a remitir este trimestre, que en no muchos meses se verá el principio del final de la crisis y que los socialistas cuentan, con las formaciones pequeñas del grupo mixto, con aliados «de sobra» en el Parlamento que, aun absteniéndose en la votación, puedan permitir sacar adelante los Presupuestos para 2010 sin necesidad de contar con los nacionalistas. Incluso piensan, en otro orden de cosas, que nos hallamos ante un escenario «muy estimulante» en lo que respecta a la lucha contra ETA, aunque es difícil que veamos un final definitivo de la banda.

Las dificultades por las que atraviesa el mundo entero en el orden económico y los obstáculos políticos concretos en el caso español no parecen preocupar excesivamente al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al menos por lo que trasciende de los mensajes que desde el Ejecutivo van llegando a los medios de comunicación. El Gobierno español tiene margen de sobra para pactar cosas, incluso, acaso, con los nacionalistas catalanes una vez que se haya solucionado el contencioso sobre la financiación autonómica, una solución que está, dicen, muy cercana. Cuestión de pocas semanas, recalcan.

Y, si es cierto que en muchos asuntos los socialistas recurrirán en las Cortes al apoyo de los «pequeños» (Bloque Nacionalista Galego, IU, Coalición Canaria, Nafarroa Bai, UPN*), con los que ya consideran poder sacar adelante los próximos Presupuestos, también se intentarán pactar cosas puntuales con el Partido Popular. Sobre todo, la estabilidad de las instituciones financieras, algo sobre lo que Zapatero y Rajoy han hablado secretamente ya varias veces a lo largo de las últimas semanas: es este un tema en el que Zapatero considera importantísimo contar con el concurso del PP, ya que habrá cambios y fusiones de envergadura, pese a que el Gobierno niega que los grandes bancos y cajas estén atravesando por problemas serios: las últimas informaciones en poder del gobierno indican que la morosidad va a un ritmo menos preocupante que hace un par de meses. Y solamente alguna entidad «menor» está en dificultades serias.

Para el equipo de Zapatero, resulta arriesgado decir, como dijo el gobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez, que la Seguridad Social puede tener déficit. Es más, se trabaja con un escenario de superávit entre cuatro y cinco mil millones de euros, pese a que España ha perdido 900.000 afiliados a la Seguridad Social. Y, aunque estas previsiones no se confirmasen y llegase el déficit, ello no resultaría dramático, de acuerdo con los planteamientos que hoy se hace el equipo económico socialista, que admite que sí habrá déficit, y fuerte, en el INEM, cosa lógica si se considera que existen ya más de tres millones y medio de parados.

En resumen, el Ejecutivo piensa que aún le quedan ases en la manga y ha decidido no dramatizar en absoluto acerca de la situación por la que atravesamos: no hay quiebra de la Seguridad Social, la Banca sigue manteniendo su solvencia, las cifras de parados que cada mes nos aterran se dulcificarán y puede hablarse de un final de la crisis no demasiado lejano. Y, encima, ETA está perdiendo la batalla. En esas condiciones, ¿importa mucho perder las elecciones europeas? Porque en eso sí hemos podido encontrar un cierto pesimismo en las previsiones gubernamentales. Pero solamente en eso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído