Francisco Muro de Iscar – Jueces y juzgados.


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Los juzgados y los jueces son proclives a estar en las primeras páginas. Algunos incluso hacen horas extras para lograrlo. El día que alguien se decida a «meterle mano» a la justicia -para arreglarla, no para manosearla- esta sociedad será más libre, más justa, más segura y más eficiente.

Basta leer los periódicos. En Sevilla, al margen de espectáculo mediático que algunas televisiones están dando en torno a la búsqueda del cadáver de Marta del Castillo, utilizando a menores como carnaza de un terrible drama, el fiscal jefe ha pedido nada menos que 130.000 euros de indemnización a Telecinco por entrevistar a la novia de uno de los encausados y a una amiga de la joven desaparecida. Y ha tenido que salir el decano del Colegio de Abogados, José Joaquín Gallardo, para pedirle que ponga el mismo celo en proteger a la única víctima real de este caso, que es Marta, «la primera cuyos derechos a la intimidad y propia imagen se deben proteger».

En Asturias, un magistrado de lo Mercantil, Miguel Alvarez-Linera, ha denunciado el I Congreso Español de Derecho de la Insolvencia – ¿sólo una edición?- que, con la crisis, el número de concursos se va a doblar respecto a 2008 y que, mientras el Consejo General del Poder Judicial recomienda que cada Juzgado lleve entre 15 y 20 concursos al año, sólo entre enero y febrero en su juzgado entraron 30, lo que indica que no los podrá atender adecuadamente. Pero además, y lo que es más grave, señala que la reforma de la Ley Concursal se ha hecho «hurtando el trámite parlamentario» y sin pedir opinión «a los concursalistas, a los jueces, a los catedráticos y a la Comisión de Codificación». «La medida, remata el magistrado, está presidida por la urgencia, no estaba pensada para este «tsunami»* y solo busca abaratar costes y dar rapidez al procedimiento, lo que es un error».

Por su parte, Vicente Rouco, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha explica a quien le quiera oír que nuestro número de jueces es bajísimo y aunque hubiera medios», que tampoco, «sin jueces no se puede dar una justicia en tiempo razonable». Añade que en Castilla-La Mancha la situación es peor porque están a la cola de España. Ocho jueces por cada 100.000 habitantes es la mitad que en Portugal o una tercera parte que en Alemania (26). Tampoco hay medios: «no se han hecho reformas en los edificios judiciales desde que se construyeron ni se han ampliado de acuerdo con las necesidades*». «Sólo en Toledo, donde estaban en condiciones infames, y en Ciudad Real, con nuevo edificio hace dos años», las cosas son un poco mejores. Pero, añade el presidente del TSJ, «ya que se gastan el dinero, podían haber puesto una climatización adecuada, unos buenos medios informáticos y medidas de aparcamiento y seguridad coherentes». Y para más INRI, «los sistemas no son compatibles con los de otras comunidades». «De eso se quejan los jueces, de estar pared con pared y no saber lo que pasa en el juzgado de al lado». Podríamos seguir hasta el infinito y nunca acabaríamos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído