Carlos Carnicero – Aznar, el retorno del Jedi.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

La fotografía del antiguo gobierno de José María Aznar es casi un póster de coleccionista, como lo son los tan buscados de la Coca Cola de los años 30. Pertenece a otra época, a otra galaxia. Es humano que el ex presidente del Gobierno, tal y como suplicaba Ana Botella en una reunión de Génova, reivindique su trayectoria, pero lo hace contra los vientos de la historia.

Es una foto antigua que ya tiene el color sepia de las reproducciones viejas, cuando el revelado no tenía fijación adecuada. Ver otra vez a Francisco Alvarez Cascos junto a José María Aznar y Mariano Rajoy de subalterno es la antítesis de la imagen que necesitaría el PP para constituirse en alternativa de Gobierno, porque incluso el rostro de Rodrigo Rato está ya marchito, entre otras cosas por su espantada del Fondo Monetario Internacional y su dedicación ejecutiva a suculentos consejos de administración. Incluso su vuelta, tan suspirada, no es sencilla.

El PP, quienes lo dirigen y mueven sus hilos, no ha terminado de interiorizar la derrota del 2004, la salida por la puerta trasera de George W. Bush con su herencia de torturas ahora en la picota, y el acceso de Barack Obama a la Casa Blanca. Ya no son tiempo de poner los pies encima de la mesa de café de los ranchos neoliberales. Ahora la historia pide contención, dar explicaciones del dinero público y privado, y hacerse un hueco en la cola de los parados para insuflarles esperanzas.

Esperar a recoger los frutos del desgaste del Gobierno en época de crisis tiene incluso una lógica política, pero no parece inteligente espantar a los electores con espectros del pasado.

Mariano Rajoy ha demostrado que aguanta pero no arranca. Su falta de autoridad es paradigmática y el símbolo más acentuado de esa debilidad es la candidatura de Mayor Oreja, un político que afirmó en público su falta de confianza en el líder que ahora le ha elegido para la batalla europea.

Lo más probable es que el resultado de las próximas elecciones lo resuelvan quienes se queden en casa. Pero si piensa el PP que con el cartel electoral de José María Aznar y sus ex ministros va a barrer en las urnas, sólo puede significar que todavía no se han despertado de un mal sueño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído