José Cavero – El CIS y el Constitucional en la campaña


A última hora, la campaña electoral previa a la renovación del Parlamento Europeo ha tenido dos intervenciones con las que no se pensaba: de un lado, la encuesta del CIS sobre probables resultados, y de otra parte, la opinión valiosísima del Tribunal Constitucional sobre una de las formaciones que se han presentado a estos comicios, y cuya validez había negado el Supremo.

Primero, el CIS, que contrariamente a lo que venían proclamando, sobre todo, desde el PP, llega a la conclusión de que si alguien lleva una mínima ventaja ante estas elecciones, aunque sea de décimas, es el PSOE. De manera que se han visto defraudadas algunas esperanzas de quienes ya desde hace semanas daban por ganador al principal partido de la Oposición y a su líderes y primer candidato, Rajoy y Mayor Oreja.

En todo caso, es evidente que las elecciones, una vez más, son un gran examen nacional en el que los partidos y sus líderes se someten a la opinión del pueblo soberano, que, con toda certeza, valora muchos de los factores de los que están en juego en la vida española… Los resultados de la encuesta del CIS, una vez más, no satisfacen a todos por igual. El PP daba por descontada -como ha dicho Rajoy en el primero de sus mítines- que su victoria sería continuación de la gallega y debiera terminar en la victoria en las elecciones generales de 2012…

Uno de los diarios más afines al PP y a Rajoy habla de «encuesta oficial a la desesperada» y entiende que se pronostica una victoria socialista «con una participación imposible», por causa de la muy probable alta abstención que se adivina. Ese dato de la participación, dicen los expertos, que es tan poco fiable que cuestiona el resultado del sondeo… Y ésa es una de las preocupaciones y hasta obsesiones de todas las campañas recién iniciadas en toda Europa: la abstención amenaza Europa, y el gran desafío no es otro que lograr frenar la caída de la participación que experimenta después de tres décadas de elecciones.

También en nuestro país, se insiste en que se trata de evitar que la participación sea ridícula, lo que se podría entender como falta de interés en los asuntos de Europa y que se determinan en el Parlamento que reúne a los representantes de sus 27 países miembros.

En cuando a la intervención del Tribunal Constitucional, responde al recurso que mereció la decisión de la anterior sentencia del Tribunal Supremo que había declarado la nulidad de la lista Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos, II-SP, porque se había llegado a la conclusión de que contaba con elementos probatasunos, en línea con los que en su día originaron la nulidad de candidaturas y listas como ANV o el PCTV. Pues bien, la corrección que el TC hace al TS -una nueva refriega entre los magistrados de las dos máximas instancias judiciales- permitirá que estas listas «del dramaturgo Alfonso Sastre y de la abogada Doris Benegas», como se las conoce, puedan presentarse a estas elecciones del siete de junio. Uno y otra podrán optar a un escaño en la Cámara de Estrasburgo…

Sencillamente, porque el TC, contrariamente a lo que opina el TS, considera que no hay pruebas de que esa lista esté infiltrada por ETA, y porque el TC considera que el Ministerio del Interior no ha aportado pruebas suficientes para anular la candidatura Sastre-Benegas, que no bastan sospechas para vetar una candidatura, aunque esas sospechas parezcan razonables, por lo que concluye que el voto a II-SP es tan legítimo como cualquier otro en democracia. Sin duda, esta lista pasa a ser uno de las mayores sorpresas que pudieran proporcionar las urnas de junio…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído