Mabel Redondo – Entre bambalinas – Belén Esteban; táctica y estrategia


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Llevamos al menos un mes viendo a la misma protagonista como portada de algunas de nuestras revistas, primero fue Belén Esteban en crisis, después Belén Esteban se separa y esta semana Belén Esteban se reconcilia con su marido. Este camarero bien podría ser galardonado con la «Medalla de la Paciencia», porque desde luego la ha tenido y bien. Siempre huyó de las cámaras, de los periodistas y de los platós y eso se valoró positivamente por la audiencia soberana.

La Esteban no es tonta, ella conoce el medio y hasta controla los tiempos en televisión. Son ya nueve años de carrera como «tertuliana dicharachera» por lo que queda patente que la de San Blas se ha servido de sus intervenciones televisivas para salvar su matrimonio. Casi en todas ellas aseguró que lo suyo no estaba roto y que lucharía por su marido hasta el final. Ni siquiera se rindió en su empeño tras la publicación del comunicado emitido por Fran en el que lanzaba razones de peso como: «mi separación de Belén es de mutuo acuerdo, sin pretensión económica e irreversible, la convivencia es imposible para los dos y me han dolido, profundamente, todos los comentarios que se han hecho sobre mi familia».

Belén Esteban puede estar contenta, sus esfuerzos por dejar al descubierto sus más intimas emociones han dado resultado, sus lágrimas, siempre públicas, han llegado al corazón del camarero, ¡siempre camarero!. Y yo me pregunto ¿se habría arreglado este matrimonio si no se hubiese retransmitido el «día a día» de su agonía afectiva?. «Táctica y Estrategia» diría yo (en homenaje a Mario Benedetti, ¡qué grande era!). España se alegra de la felicidad de Belén, y eso para que luego digan que la tele no contribuye a fomentar el amor y la solidaridad. ¡Que te vaya chevere Belén!.

¡Y qué bonito es el amor cuando es correspondido!. Pero este no es el caso de Yola Berrocal y Joaquín Prat JR. La publicación de unas fotos de la pareja retozando en un parque delataba el «feeling» que hay entre los dos televisivos: «Somos libres y nos gustamos, nos conocimos hace meses y lo nuestro fue un flechazo, pero seguro que esta relación terminará aquí», me cuenta Yola. Claro que razón no le falta, porque será difícil volver a captar esa viva imagen de la felicidad. Ahora el joven Prat sospecha que su «amiga» está detrás de la enorme pillada fotográfica.

Y a quienes pillaron de pleno es a Jacobo Ostos y a Techi. Sí, si, han leído bien, el hijo de Jaime Ostos alterna ahora con la ex de Paquirrín; se conocieron hace poco pero han conectado muy bien. Andan circulando por ahí unas fotos que les hicieron en Las Ventas mientras disfrutaban de una tarde de toros. Esperemos que los cuernos no afloren demasiado pronto.

Hablando de tiempo, quien dice ser muy puntual para todo es la actriz Lidia San José que acudió a la presentación de la nueva y colorista colección de relojes «Kiboe» que se celebró en la madrileña sala Fortuny. La joven de 26 años se prepara para estrenar con Pedro Ruiz «Escándalo en Palacio», una obra escrita y dirigida por él mismo y cuyo argumento tiene mucho que ver con la historia vivida por Sarkozy y Carla Bruni: «Con Pedro me llevo muy bien, es exigente y sabe lo que quiere, soy joven para el papel pero me caracterizaré para parecer mayor». Les veremos en el Teatro Reina Victoria en septiembre.

Y lo que se puede ver ya es la nueva colección de zapatos de Ana Locking. Las plataformas, el charol y los colores negro y burdeos serán los protagonistas de la nueva temporada. Esta imparable diseñadora lo celebró en Madrid con una gran fiesta que reunió a los más «modernos» y que terminó a altísimas horas de la madrugada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído