Cayetano González – El dolor no tiene fronteras.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Acabo de regresar de Colombia donde he asistido durante el fin de semana en la bonita ciudad de Medellín al V Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, que contó en su ceremonia inaugural con la presencia y participación junto al Presidente de Colombia, Alvaro Uribe, de los Príncipes de Asturias, que una vez más mostraron su compromiso y cercanía a quienes han sufrido directamente la lacra del terrorismo.

Esta iniciativa de los Congresos Internacionales de Víctimas del Terrorismo nació en España en el año 2004 por impulso conjunto del Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU que tengo el honor y la responsabilidad de dirigir y de la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá. Pretende ser, y pienso que lo está consiguiendo, un foro de encuentro y de libre expresión de víctimas del terrorismo de todo el mundo. En estos Congresos, las víctimas no solamente cuentan sus experiencias vitales y personales, sumamente enriquecedoras y admirables para quien las escucha, sino que también aprovechan para plantear a los gobiernos, a las instituciones, a las opiniones públicas mundiales sus justas reivindicaciones.

El Congreso de Medellín, a través del testimonio de víctimas españolas, americanas, francesas, irlandesas, argentinas, chilenas y colombianas que han intervenido en el mismo, ha vuelto a poner de manifiesto que el dolor y sufrimiento que producen los actos terroristas no tiene fronteras. Da lo mismo el lugar donde se han producido los atentados terrositas o las falsas «razones» pseudo ideológicas con las que sus autores pretenden justificar sus acciones. El terrorismo es intrínsicamente perverso, atenta contra el derecho fundamental de la vida humana y lo único que produce es dolor, destrucción y muerte. En una intervención lúcida y alejada de lugares comunes, D. Felipe de Borbón animó a toda la comunidad internacional a dar una respuesta conjunta al terrorismo, poniendo el acento «en la necesidad de apoyar y reconfortar a las víctimas, de intentar paliar su dolor, de acompañarles en el duelo, de ayudar en lo posible a paliar los daños sufridos y a guardar su memoria».

El Congreso de Medellín fue de nuevo una magnífica ocasión para que las víctimas españolas que intervinieron -entre otras, la Vicepresidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, María Jesús González, su hija, Irene Villa; el Presidente de la AVT, Juan Antonio García Casquero, o víctimas del 11-M como Angeles Pedraza, Eloy Morán o Jesús Ramírez- explicaran todo lo que en los últimos doce años se ha hecho en España desde las Instituciones Públicas y desde la sociedad civil en pro de las víctimas. Y como colofón un anuncio que fue recibido con entusiasmo por las casi mil víctimas -en su mayoría colombianas- asistentes al Congreso: la próxima cita será de nuevo en España en febrero del 2010. Salamanca se convertirá durante tres días en la capital del mundo del dolor, pero también de la fortaleza y de la dignidad moral que de forma tan ejemplar encarnan las víctimas del terrorismo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído