José Cavero – Cambio de tendencia o espejismo temporal.


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

En otras circunstancias, sin una campaña electoral áspera y en su punto final, los datos del paro hubieran merecido reacciones diferentes, con toda probabilidad. En este caso, esos datos de mayo, que han revelado la caída del número de parados en casi veinticinco mil personas, se han añadido a las interpretaciones electoralistas y a los ataques entre dirigentes y partidos.

Incluso en el seno del propio Gobierno, las interpretaciones han sido variadas: frente a la solicitud de cautela expresada por Zapatero -«el dato es positivo y alentador, espero que suponga un cambio de tendencia»-, y niega que el paro baje por la coyuntura, porque subió en mayo del año pasado, hemos escuchado a Miguel Sebastián hablar, con más atrevimiento, de «el principio del fin de la crisis». Celestino Corbacho y Ramón Jáuregui se han añadido a quienes han mostrado su satisfacción y optimismo, más o menos cauto. Todos ellos insisten en que los planes de estímulo han sido decisivos. López Aguilar proclama que «la bajada del paro confirma que el Gobierno hace lo que debe».

Y, a su vez, los dirigentes del PP o han evitado hacer mención a la cifra o han insistido en sus temores de que llegaremos a los cinco millones de desempleados. Insisten los populares en que, de ninguna manera puede hablarse de cambio de tendencia, aunque reconozcan un aumento más pausado en las cifras de parados… Cristóbal Montoro, en efecto, aventura una tasa de paro del 22 por 100. Dice el portavoz económico del PP que «no nos encontramos ante un cambio de tendencia, y se puede acabar el año con cinco millones de parados». Advierten desde el PP que la destrucción de empleo continuará al acabar el verano.

Algunos expertos prefieren situarse en estas posiciones más cautas, señalando que la cercanía del verano frena la subida del paro y advirtiendo que nos hallamos ante un respiro estacional y que en septiembre podríamos volver a registrar un empeoramiento claro. El Banco Santander, por ejemplo, alerta de que, pese al descenso, la tasa de desempleados llegará al 20 por 100. Al resto de los agentes sociales, el dato les parece mucho más feliz que al PP, sin duda: CEOE no tiene dificultad en proclamar que «el dato es positivo y alentador y puede significar un cambio de tendencia». Para el secretario general de Comisiones Obreras, «no hay todavía una recuperación de la actividad económica, por lo que el descenso del paro se debe a motivos estacionales».

En resumidas cuentas, el descenso del paro producido en mayo ha venido a dar oxígeno a la campaña socialista y coopera a que el PP se vea descolocado. Como observa un analista, los populares ponen de manifiesto su desconcierto minimizando el dato y cuestionando su veracidad. Rajoy no ha dudado en alertar contra lo que llama «espejismo de los datos oficiales del desempleo», relativizando las cifras proporcionadas por Trabajo.

En resumidas cuentas, con extraordinaria oportunidad el Gobierno ha lanzado una cifra de parados registrados en mayo que a nadie deja indiferente en un momento de la política española de considerable confrontación. El dato no se limita a comprobar la reducción en 25.000 parados: son inseparables las interpretaciones y el «acercar la llama a la propia sardina»…

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CUCHILLOS DE COCINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído