Pedro Calvo Hernando – Que Obama no pierda ese camino.


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

El discurso de Obama en la Universidad de El Cairo me pone a una distancia sideral de la campaña electoral que por aquí toca a su fin y en la que el partido de la derecha, mejor dicho, sus máximos dirigentes, han dado lo peor que llevan dentro y no han aportado nada más que insultos, falacias y deslealtades a los intereses supremos de España, la patria de todos. Obama ha pronunciado un discurso de alcance histórico, en un inglés maravilloso y lleno de matices. Es de lo mejor que se ha escuchado en este mundo en muchos años, quizá en parangón con el que él mismo ofreció en su toma de posesión, cuatro meses y medio atrás. Personalmente, el nuevo presidente no me ha defraudado en nada. Son generosas y realistas sus ofertas para la normalización del entendimiento con los musulmanes, la pacificación en Oriente Medio, el reconocimiento de un Estado palestino junto a Israel, el diálogo en igualdad con Irán, el reencuentro con la utopía de la paz y el respeto universales y el cambio profundo de sentido de la política de Estados Unidos tras la era más negra de su historia.

El contenido y la filosofía de esa magnífica pieza oratoria han sido recibidos con general satisfacción, con los naturales matices, incluso por Hamas y por Irán. Aquí, el presidente Zapatero ha subrayado especialmente la nueva asunción por Obama de la Alianza de las Civilizaciones y el estupendo reconocimiento de la tolerancia histórica en tiempos de Al-Andalus, a la vez que se identificaba de nuevo con la senda del nuevo presidente americano. Nuestro mundo ha tenido en estos últimos meses la mala suerte de la crisis económica, pero la inmensa fortuna de ver emerger el liderazgo de Barack Hussein Obama, que capitanea la guerra contra la crisis y que muestra su decidida voluntad de impulsar un cambio sustancial del rumbo de este planeta en todos los aspectos. Desde los inicios de su campaña electoral yo ya lo veía claro, como quizá recuerden mis lectores. No me ha dado ningún motivo serio para desconfiar de él. Por eso le pido a Dios (y a Alá y a Yavé) que no pierda ese camino.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído