Antonio Casado – El PSOE, derrotado.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Como macrosondeo de la lucha por el poder entre Zapatero y Rajoy, titular y aspirante, el lenguaje de las urnas ha sido muy elocuente. El líder del PP consolida su liderazgo interno y frena a los insumisos. En cuanto al líder del PSOE sufre un serio revés político al caer derrotado por primera vez en cinco años a pesar de haber controlado en ese tiempo los resortes del poder.

Zapatero se podía permitir el lujo de perder estas elecciones sin bajar del pedestal, al no estar en juego la Moncloa. Cierto. Sin embargo, la diferencia lograda por el PP (casi cuatro puntos porcentuales) es lo suficientemente significativa como para que PSOE y Gobierno se lo hagan mirar. Empezando por encadenar esta derrota en el constante deterioro de su causa electoral a partir de las elecciones generales de 2004. La distancia lograda aquel 14 de marzo por los socialistas respecto al PP no ha hecho más que acortarse desde entonces en comicios de recuento nacional, incluidas las municipales de 2007, hasta llegar a invertirse en las europeas del domingo pasado.

Sin embargo, sería excesivo interpretar los resultados del 7-J como presagio de un cambio de ciclo. Serio aviso a Zapatero y motivo de reflexión seria para su partido, por supuesto, precisamente para evitar ese cambio de ciclo anunciado la otra noche por Mariano Rajoy y Jaime Mayor Oreja. Pero no señal inequívoca de que se aproxima la bancarrota política del PSOE, una vez creadas las condiciones para una moción de censura o unas elecciones anticipadas. Para eso el PP necesitaría aglutinar una mayoría parlamentaria que acabase poniendo contra las cuerdas al PSOE. Aunque no se puede descartar, es muy difícil.

Por lo demás, a escala europea se confirma el retroceso del bloque socialista, el crecimiento de la hegemonía conservadora y el desapego de la ciudadanía al tambaleante proyecto de construcción europea. En ese contexto, el europeo, incluye la número tres del PSOE, Leire Pajin, el camuflaje del revés de su partido en el contexto español, al adjudicarse el mejor resultado socialista de toda la Unión Europea. El que no se conforma es porque no quiere. Sin embargo, estuvo muy parca en explicaciones cuando se trataba de analizar los resultados en clave nacional. Lógico. Las urnas españolas le habían dado la espalda esa noche.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído