Cayetano González – Con las manos atadas.


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

Dos miembros de la Policía Autónoma Vasca, un suboficial y un agente, acaban de hacer una denuncia pública sobre algo que todo el mundo intuía: que durante los años en que la Ertzantza ha estado bajo el mando del PNV, es decir, todos desde su creación en 1981, no han podido actuar libremente contra ETA y contra el entorno de la izquierda abertzale. «Hemos tenido las manos atadas durante muchos años, sobre todo en lo que tocaba a la izquierda radical: había que actuar de otra manera. Existía claramente una predisposición política a no detener a todas estas personas» han dicho textualmente los citados policías vascos.

Una acusación tan grave no debería quedar en el terreno de los medios de comunicación. Si se demostrara que esto ha sido así debería actuar la justicia y exigir responsabilidades penales a quienes han sido los dirigentes políticos de la Ertzantza durante todos estos años que, ¡oh casualidad!, siempre han sido miembros del PNV. Desde el lehendakari hasta los responsables de la Consejería de Interior. No se trata de ajustar cuentas con el pasado reciente. Simplemente, que cada cual asuma sus responsabilidades. Y en el terreno de la seguridad, cuando en el País Vasco y en el resto de España ha seguido habiendo durante estos años atentados de ETA y mucha extorsión, si algún responsable político ha dado alguna orden para no detener o perseguir a los terroristas, que pague por ello.

El nuevo tiempo que se ha abierto en el País Vasco con la llegada de Patxi López a Ajuria-Enea ha llenado de esperanza a muchos ciudadanos vascos y españoles. Sobre todo, a aquellos que durante estas últimas décadas se han sentido desprotegidos, desamparados por el nacionalismo gobernante y acosados y amenazados por el entramado etarra que no solamente se limita a los comandos terroristas sino también, sobre todo en los pueblos, a su entorno y simpatizantes.

Tanto el lehendakari López como el consejero de Interior, Rodolfo Ares, han sido muy claros desde el primer día en que asumieron sus respectivas responsabilidades, al señalar como una prioridad absoluta del nuevo Gobierno Vasco la lucha contra ETA y acabar con los espacios de impunidad que los anteriores ejecutivos nacionalistas habían permitido en las calles y en la sociedad vasca. Para lograrlo, un instrumento básico y fundamental es la Ertzantza, una Policía integrada en la actualidad por la nada desdeñable cifra de 8.000 agentes. Una Policía que, además, ha sido y sigue siendo un objetivo de los terroristas. Este martes se reúnen en Vitoria el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con su homónimo del Gobierno Vasco, Rodolfo Ares. Todo lo que sea estrechar la cooperación y el trabajo en común entre la Guardia Civil, Policía Nacional y Ertzantza, bienvenido sea. Al ser el Ejecutivo central y el vasco del mismo color, eso facilitará la tarea. No debería haber sido así cuando en el Gobierno vasco estaban los nacionalistas, pero a la vista de lo denunciado ahora por los ertzantzas, motivos había para la desconfianza por parte del Gobierno de España.

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído