Carmen Tomás – Más impuestos y menos deducciones.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

El Gobierno sube impuestos y el Banco de España alerta de que actuar en ese campo puede convertir en estériles las medidas adoptadas por el Gobierno para superar la crisis. La pregunta sería qué medidas. Pero, en fin, dando por bueno que el Gobierno ha hecho algo, lo siguiente que le dice el Gobernador es que tiene que hacer reformas y que el aumento del paro puede alargar el deterioro de la economía.

Recuerdo que no hace tanto, cuando ya se veía venir el déficit en que iba a incurrir el Gobierno con su desmedido gasto improductivo, muchos alertaban de que la emisión de deuda no sería suficiente y que la subida de los impuestos sería inevitable. Ahora sabemos que el deterioro de las cuentas públicas puede alcanzar los 100.000 millones de euros por la brutal caída de la recaudación y por el dispendio en todo tipo de subvenciones y planes como el «E», que no han sido más que tirar por el sumidero miles de millones de euros.

Desgraciadamente, el Gobierno a pesar de las peores previsiones presentadas el pasado viernes, sigue sin afrontar la realidad y sin querer escuchar los mensajes que desde numerosos frentes le lanzan. No saldremos de la crisis o lo haremos mal mientras no acometamos las reformas imprescindibles en educación, en energía, en costes que pesan sobre el trabajo como las cotizaciones sociales. Todo lo demás son juegos florales, son ganas de retrasar un proceso, el del empobrecimiento general, que tiene que llegar. Zapatero puede seguir instalado en su discurso equivocado y enloquecido, puede seguir llenando la actualidad de asuntos para la confrontación. Pero, la riada viene imparable y lo está haciendo ya en forma de menor seguridad y de mayor descontento.

Ya nos están anunciando más subidas, dicen eufemísticamente que a los ricos, como si los ricos no tuvieran sus mecanismos para pagar pocos impuestos. Desengáñense, los impuestos nos subirán a la clase media y nos quitarán deducciones. Esa será la forma, a pesar de lo dicho en tantas ocasiones, de afrontar el gasto desmesurado en que ha incurrido y que a la vista está que no ha dado ningún fruto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído