Fermín Bocos – Pactus Interruptus.


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

La crónica parlamentaria oficial dice que el PSOE ha renunciado a subir los impuestos a «las rentas más altas», dando marcha atrás y rompiendo el acuerdo al que había llegado con Izquierda Unida y los Verdes catalanes. La verdad de lo sucedido es otra. Ha dejado en la cuneta a Gaspar Llamazares y a Joan Herrera para ver sí, más adelante, puede contar con Sánchez Llibre y Convergencia para que apoyen los Presupuestos Generales del 2010.

Deja a unos por otros, como podría dejar a CiU si hubiera en el Hemiciclo una tercera fuerza capaz de ofrecerles suma parlamentaria suficiente. Esta es la pura supervivencia. Nunca antes el PSOE había pasado por una situación de precariedad política como la actual. Se diría que Zapatero ya no cuenta con otro apoyo político que el que le proporciona su amigo Cándido Méndez, secretario general de la UGT. Vive al día y esa precariedad le lleva a desarrollar una estrategia cambiante que desdibuja la imagen de un liderazgo comprometido con un programa político conocido, sancionado por los electores.

Cuando un Gobierno deja de ser previsible, todo se complica. El buen político es un ciudadano que domina un arte en el que lo esencial consiste en no crear más problemas de los que puede resolver. Tengo para mí que esa asignatura a Zapatero le quedó pendiente para septiembre. El «pactus interruptus» con IU y los Verdes, es la prueba. Una más.

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído