José Cavero – Un pacto de unas pocas horas.


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

En el Congreso de los Diputados ha comenzado ya la batalla de los Presupuestos Generales del Estado, que ya es sabido que, en los últimos años, y por causa de la insuficiente mayoría del PSOE, se ve necesitado de ayudas exteriores complicadas de obtener. En el último año había sido el PNV el que, con el BNG, había dado ese apoyo final. Pero este año, el PNV está aún sumamente enfadado con el Gobierno y con el PSOE por razón del vuelco que se produjo en Euskadi y que ha echado del gobierno al PNV después de casi treinta años continuados de ejercerlo.

Pues bien, el primer asalto en ese debate presupuestario de cada año tiene lugar antes de las vacaciones estivales, y se centra en el llamado «techo de gasto», o tope que al Gobierno se compromete en los grandes datos del año venidero. El PSOE negoció con IU-ICV un apoyo, y llegó a obtener, durante apenas media docena de horas, ese apoyo. Ese acuerdo con IU-ICV se obtenía con el compromiso socialista de elevar los impuestos a las rentas más altas. Pero en ese punto intervino Convergencia i Unió, que logró que, gracias a su promesa de abstenerse en la votación, el PSOE rompiera su compromiso previo con IU sobre esos «mayores impuestos para los ricos». De manera que el giro fiscal a la izquierda decidido por el PSOE le duró apenas unas pocas horas.

IU critica que al PSOE le falta «voluntad de comportarse como partido de izquierdas», y el PSOE sostiene que a IU le faltaba un mayor compromiso para apoyar todos los Presupuestos, y no sólo esta propuesta concreta de elevar impuestos a las rentas más altas… Por lo demás, estamos ya acostumbrados a que haya «cambios de pareja» sobre la marcha. Recientemente se produjo un entendimiento de PSOE con CiU para reformar el mercado de trabajo, que duró unas pocas horas, hasta que intervinieron los sindicatos y lo vetaron… Es lo que se llama «geometría variable», que permite cualquier clase de entendimiento.

¿Se resuelve, de este modo, y con esta antelación, el apoyo que el PSOE necesita para aprobar sus presupuestos en el Congreso? Es del todo improbable, aunque no es improbable que socialistas y convergentes hagan nuevos esfuerzos y mantengan otras negociaciones para que algo así pueda producirse. Hace tiempo que el PSOE desea contar con una fuerza política que lo complemente y le dé una estabilidad de la que carece en el Congreso. CiU sería el grupo ideal, aunque eso pudiera plantear alguna dificultad añadida al tripartito catalán de Montilla. Pero los socialistas ya se han acostumbrado a que los socios catalanes de ERC y de ICV vayan por su cuenta y les sorprendan con iniciativas extemporáneas.

La más reciente, la que impulsaron para obtener que el Gobierno «cerrara» tres departamentos ministeriales con el propósito de ahorrar en tiempos de crisis. ¿Por qué no ahorra el Gobierno catalán, cerrando sus «embajadas alternativas» en decenas y decenas de capitales extranjeras, o eliminando los estrafalarios informes que se encargan, cabe suponer, para dar satisfacción, y dinero, a unos cuantos «clientes»?

Lo cierto es que, a la búsqueda de un socio más o menos estable, el PSOE tantea en este instante al que pueda salvarle, en primer lugar, la votación sobre el techo del gasto, primer capítulo de los Presupuestos del año que viene, a ser posible sin crearse nuevos «enemigos irreconciliables» de los que pueda echar mano en posteriores compromisos y en futuras votaciones…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído