Carlos Carnicero – Los brotes verdes marchitos.


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

El último análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es un jarro de agua fría para los anuncios de recuperación realizados por el presidente de Gobierno. Dice la OCDE que la caída del producto interior bruto en España será del 4,2% para este año y del 0,9% para el próximo y este retroceso anunciado para el 2010 se contrapone con una previsión de crecimiento del 0,7% para el conjunto de los países desarrollados.

El paro puede llegar a alcanzar el 20 por ciento y las dificultades de la economía española obligarán a simultanear medidas concretas para crear empleo y dinamizar las empresas con las inevitables de una reestructuración del sistema económico español en las que la educación y la formación profesional serán capitales para establecer una mano de obra más cualificada que permita prescindir de la dependencia excesiva del turismo y la construcción. Hay que dibujar un nuevo modelo económico desde una situación de debilidad. Afrontar estas tareas en un clima de confrontación política como el que existe en España, con un partido en el Gobierno que está demostrando una gran debilidad en el Parlamento, es una tarea casi imposible. Más allá de los papeles lógicos de Gobierno y oposición en una democracia parlamentaria, los acontecimientos y los pronósticos demuestran cada día con más claridad que hace falta un gran acuerdo social que abarque a partidos, sindicatos, empresarios y a todos los sectores organizados de la sociedad para organizar de forma coherente y solidaria el conjunto de sacrificios que habrá que realizar para salir cuanto antes de la crisis que se hará tanto más insoportable cuando se compare con la recuperación de la mayoría de los países desarrollados.

No importa tanto quien tiene la culpa de la falta de entendimiento absoluta del Gobierno y la oposición; siempre tiene más responsabilidad en la resolución de los problemas y de los conflictos quien ocupa el poder y si la oposición no quiere colaborar, el Gobierno debe agotar todas las vías para cargarse de razón. Esa es la única manera de que los brotes verdes tantas veces anunciados no se marchite como prevé la OCDE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído