José Cavero – Primera víctima mortal de la gripe A en España.


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

La pasada madrugada, y víctima de la gripe A y de neumonía grave, fallecía en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid una joven marroquí, Dalilah, que acababa de cumplir 20 años, y a quien le había sido extraído un bebé, por cesárea, sietemesino, con aproximadamente kilo y medio de peso, que recupera peso con plena salud. Los médicos decidieron salvar la vida del pequeño al agravarse el estado de la joven. El bebé se encuentra bien y está recibiendo los cuidados necesarios para completar su desarrollo. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, y la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, comparecieron esta mañana para explicar los pormenores de la tragedia. Nada se pudo hacer ante la complicación de su salud que originaron una neumonía grave, con líquido en los pulmones, y la propia Gripe A-N1H1.

Dalilah había ingresado el pasado 15 de junio por la tarde, sin apenas poder respirar, en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. «Con un ataque asmático», según fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid. Entonces se desconocía que padeciese gripe A. Los doctores comprobaron que tenía un edema pulmonar causado por una neumonía grave. Según precisaron fuentes médicas del hospital, presentaba «síndrome de distrés respiratorio»; es decir, líquido en los pulmones, una complicación propia de patologías respiratorias muy graves que, entre el 40 y el 60 por ciento de los casos, desemboca en muerte. Aquélla era la cuarta vez que la joven, de 20 años y embarazada de 28 semanas, iba a Urgencias en pocos días. Antes de la hospitalización, había acudido en tres ocasiones aquejada de fiebre; la última, en la mañana de aquel mismo día 15, según explicaron sus familiares. Pero, como las otras dos veces de días anteriores -una en el Gregorio Marañón y otra en el hospital de Fuenlabrada-, los médicos que la atendieron la enviaron de vuelta a casa. Los familiares consultados no precisaron si los facultativos le habían dado diagnóstico o indicación alguna en aquellas ocasiones. Fuentes de la Consejería dijeron no poder confirmar ningún detalle de este historial médico.

En su comparecencia de esta mañana, Güemes y Jiménez aportaron todos los datos y los tratamientos de que dispusieron los médicos del Marañón. Se trata de la primera víctima mortal de la pandemia en España, la cuarta en Europa, y se produce poco más de dos meses después del primer caso confirmado de gripe A en nuestro país. La mujer, que además era asmática, ingresó en la UCI del Gregorio Marañón y necesitaba respiración asistida después de que en el transcurso de la gripe desarrollara una neumonía.

Según informaron desde Sanidad, de los más de 6.100 casos detectados a causa de la enfermedad en Europa, se han registrado cuatro fallecimientos, los otros tres en el Reino Unido, y han señalado que la mortalidad es «inferior a la registrada para la gripe estacional». En estos momentos, en España hay 717 casos confirmados. El Ministerio ha recordado que la situación declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentra en la fase 6 de pandemia, lo que implica «diseminación y no mayor gravedad». Además, comunicó a la OMS este primer fallecimiento en España. Además de esta joven, un hombre de 32 años fue ingresado el pasado sábado en el hospital Juan XXIII de Tarragona por contagio de la nueva gripe. Su estado también se ha agravado por coincidir con una neumonía grave.

Los científicos que han seguido el caso de Dalilah subrayan que «los problemas de salud subyacentes» que sufría la paciente han tenido mucho que ver en el fatal desenlace. «Aunque todavía no se ha podido determinar qué personas tienen más probabilidades de contagio, sí se sabe que hay determinados grupos con un riesgo más alto de sufrir complicaciones si contraen el virus», explica a Francisco Guillén, director de la Unidad de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Clínica Universitaria Navarra.

Son más vulnerables al virus, según las palabras de Guillén: las personas mayores de 65 años; quienes padezcan una enfermedad que predisponga a complicaciones, como las enfermedades crónicas cardiovasculares (salvo la hipertensión), diabetes, insuficiencia renal, anemia, enfermedades pulmonares, enfermedades hepáticas crónicas; las personas en estado de inmunosupresión, como pacientes con Sida o aquellos que se hayan sometido a un trasplante, niños y adolescentes menores de 18 años que sigan un largo tratamiento con aspirina. El uso continuado de ácido acetilsalicílico en este grupo para tratar los síntomas gripales puede desencadenar un daño cerebral súbito y problemas hepáticos. Y las mujeres embarazadas. «Que sean más vulnerables no significa que deban estar especialmente preocupados. Estas personas son más susceptibles a complicaciones si sufren cualquier infección, incluida la gripe estacional, y el nuevo virus no es una excepción», dice Andreu Segura, presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria.

Tanto las autoridades sanitarias europeas como las estadounidenses remarcan que la mayoría de los 29.669 casos que se han registrado hasta la fecha en todo el mundo son leves y que muchos de los afectados han superado el contagio sin mayores problemas. El Comité Ejecutivo Nacional de Gripe ha anunciado que, a partir de ahora, las administraciones sustituirán las medidas de control de la expansión de la enfermedad por la vigilancia estrecha de los cuadros respiratorios graves que se produzcan en hospitales seleccionados y a través de la red de los llamados médicos centinela.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído