José Cavero – Bárcenas se resiste. ¿Y Camps?.


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Mucho se ha especulado sobre las razones de la pasividad de Mariano Rajoy ante sus correligionarios denunciados e imputados por corruptos en el caso Gürtel. Hoy sabemos un poco más de esta historia, después de que se nos haya revelado que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, le pidió al tesorero del partido, Luis Bárcenas, que renunciara a su cargo por el bien de la organización y por el suyo propio, según informaron fuentes solventes que hoy cita el diario El Mundo.

La petición se habría producido durante una reunión que se celebró en la sede central del PP, en la madrileña calle de Génova, el pasado 3 de julio. Aunque la conversación fue difícil, no hubo tensión ni salidas de tono. Bárcenas le dijo a Cospedal que pensaba continuar en su puesto porque así se lo había recomendado su abogado, Miguel Bajo, que se encarga de la defensa del PP en el caso Gürtel y, de manera específica, del asunto del tesorero, ahora en manos del Tribunal Supremo. Es decir, que la reclamación de Cospedal, se supone que actuando en calidad de «la voz de Rajoy», pudo producirse después de que otros varios relevantes miembros del partido, como Martínez Pujalte o Antonio Basagoiti, se hubieran manifestado en parecidos términos: conviene que dejes el cargo en el partido para bien del partido y posiblemente para tu propio bien… Pero, no. Bárcenas prefiere mantenerse en sus dos competencias, de tesorero y senador, y de no dar facilidades a nadie, tal vez ni siquiera a sí mismo…

Después de todo, ¿por qué se le pediría que dimitiera a él, y en cambio, se sostenía, contra viento y marea, al presidente valenciano Camps? Ese ha podido ser un elemento de comparación decisivo en el tesorero y senador. ¿Qué tenemos diferente el señor de los trajes y el señor de los dineros del PP? Ambos se beneficiaron abiertamente de las dádivas de El Bigotes y de las empresas de Francisco Correa, y si los máximos dirigentes del partido creen que es más beneficioso sostener a uno, ¿por qué al otro no? Bárcenas, a su vez, y según la versión que nos ha ofrecido el diario El Mundo, llegó a mostrarse «beligerante», amenazando con llevarse por delante a la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre y con revelar datos sobre la boda de Ana Aznar. Es decir, se habría llegado a las amenazas y ajustes de cuentas, en el caso de que alguien se obstinara en reclamar su dimisión. Y eso, con bastante probabilidad, habría paralizado a Rajoy, que ya tiene bastantes conflictos internos como para añadirse algunos enemigos más.

Pero, sobre todo, la gran pregunta es la de siempre: ¿por qué a unas relevantes figuras del PP madrileño, o al propio Bárcenas, se ha pedido que dimita de sus cargos, y en cambio, hay esa obsesión por dar apoyo permanente a Camps? Es evidente que el presidente de la Comunidad Valenciana acudió en apoyo de Rajoy cuando éste más lo necesitaba, en vísperas del Congreso del PP y cuando Esperanza Aguirre quería cobrarse esa pieza del presidente y candidato del PP a las elecciones de 2012. Finalmente, Rajoy se impuso en aquel congreso, contra el viento y la marea de Aguirre y del mismísimo Aznar, y con la ayuda de Gallardón y Camps, entre otros. Pero cada cual quedaba marcado como amigo o lo contrario…

Por lo demás, la querella contra Bárcenas en el Supremo sigue adelante. El pasado viernes la Fiscalía del Supremo elevó un escrito al juez que instruye la causa, Francisco Monterde, en el que solicita que pida al Congreso de los Diputados y al Senado los suplicatorios que permitan llamar a declarar al diputado Luis Merino y al senador Bárcenas en relación con la trama de corrupción montada por Francisco Correa, después de que, el pasado 24 de junio, el Tribunal Supremo acordara investigar a ambos parlamentarios por las «percepciones económicas irregulares» que ambos habrían recibido de Correa y que podrían constituir delitos fiscales y de cohecho. También el viernes pasado, coincidiendo, por un lado, con la petición de la Fiscalía al juez para que solicite el suplicatorio del senador Bárcenas y, por otro, el propio Bárcenas hizo unas declaraciones en las que manifestaba su intención de dejar el cargo «de forma transitoria» cuando el juez del Supremo solicite a las Cortes el suplicatorio.

También podría haber dicho «cuando lo haga Camps»…

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

COMIDA SANA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído