Victoria Lafora – Y el Constitucional sesteando


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Ya tenemos la financiación autonómica hecha a medida del reformado Estatuto de Cataluña, que todavía está en manos del tribunal Constitucional, donde duerme el sueño de los justos. Sus señorías se han tomado tan a pecho esta recusación del PP en concreto, que analizan una frase del texto cada semana, a tenor del tiempo trascurrido desde que cayó en sus manos.

De momento, Montilla y el resto del Gobierno tripartito, menos ERC que tiene que jugar a la contra porque es su papel, han conseguido la financiación que querían y que venía reflejada en un texto que todavía no tiene los parabienes del máximo tribunal del Estado, pero que ya nadie les va a quitar y eso es lo importante.

La satisfacción es tan inmensa que ha permitido a Montilla hacer de Zapatero la primera alabanza pública que se le escucha desde hace ya muchos meses. En privado sus próximos, y no tan próximos, le habían oído frases bastante irrepetibles hacia el presidente del Gobierno por tratar de ganarse a Convergencia como socio en Madrid a costa del PSC. Pese a que políticamente no perdieron el contacto, su relación personal se deterioró hasta casi romperse y puede que sea irrecuperable.

Para dar imagen de unidad, ayer Montilla acudió, por primera vez en dos años, a un Consejo Territorial del PSOE en Madrid junto al resto de los presidentes autonómicos del partido y presidido por Zapatero. Pajín intentó escenificar la reconciliación entre las voces discordantes que el largo proceso para cuadrar las peticiones y los agravios de unos y otros ha creado en la organización. Ahora se hace ver que todo está olvidado; «poderoso caballero es don dinero».

Mientras esto sucede en las filas socialistas, los magistrados del Constitucional, agobiados por la dura canícula madrileña, sestean, piensan y piensan, dan vueltas y más vueltas a un texto sobre el que no acaban de decidirse. Y la ciudadanía los contempla con estupefacción, preguntándose en su ignorancia lo difícil que va a resultar revocar las leyes que el Parlament de Cataluña ha dictado al amparo de un Estatut que aprobó ese mismo Parlament, el Congreso de los Diputados, y el pueblo de Cataluña en referéndum. También se puede morir de aburrimiento.

VICTORIA LAFORA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído