Charo Zarzalejos – Los coches de la muerte


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Las características del terreno y, probablemente, la propia colocación del explosivo dentro de la furgoneta de la muerte, evitó el auténtico objetivo de ETA, que no era otro que causar una masacre en Burgos. De haberse producido, las consecuencias hubieran sido, quizás, equiparables al horror del 11-M y los terroristas de ETA hubieran escrito una página más impregnada de sangre inocente. Apenas veinticuatro horas después falló la fortuna y dos guardias civiles caían asesinados en la otra punta de España, en Mallorca.

Es el ministro de Interior el que ha alertado de su peligrosidad, precisamente por su propia debilidad. La ETA de hoy no es la de los años ochenta en cuanto a infraestructura y capacidad de movimiento, pero en su esencia es la misma. Tan cruel, tan bárbara que algunos de los veteranos, y ya alejados y críticos con la bestia que pusieron en marcha, se llevan las manos a la cabeza. «No era eso», dicen algunos de ellos. Lo cierto es que ETA está ahí, sabedora de que el Gobierno le va a hacer pagar caro la ruptura de la última tregua y sabedora, aunque lo disimule, que nunca va a conseguir sus pretensiones.

Ninguna reflexión que se haga desde la democracia les va hacer modificar su propia historia. Son ellos mismos los que tendrán que pensar cómo y cuando quieren acabar, porque siendo verdad que ETA es un problema cruel para la democracia y para nosotros los ciudadanos, el problema de su final es, debe ser, «su problema» y mientras no se convenzan de ello poco o nada cabe esperar como lo están evidenciando en estas últimas horas

Sin embargo, desde la democracia caben algunas reflexiones y hay que reflexionar y creo que rechazar de manera contundente que la hermana de un asesino convicto, perteneciente a su vez a ese proceloso mundo que rodea a los terroristas que confeccionan furgonetas de la muerte, se la pregonera de las fiestas de Bilbao. En la capital vizcaína sobran personas que por curriculum, por prestigio y por trayectoria podrían y deberían desempeñar ese papel. ¿Qué argumento moral o político puede esgrimirse para que esta persona sea considerada idónea para tal papel? Ninguno, salvo el del relativismo moral y político, que es el peor, el más peligroso de los argumentos.

Al tiempo, en algunos pueblos se preparan homenajes a los terroristas. La Justicia, con buen criterio, finalmente los ha prohibido pero con independencia de este fallo final de los jueces, la pregunta, la reflexión es similar a la aplicada a la futura pregonera de las fiestas bilbaínas. ¿Cómo es posible que después de tanto horror haya ciudadanos, ninguno de ellos en la marginalidad, que consideren héroes a quienes han empleado –malgastado– su vida en segar la de los demás?

Estos acontecimientos no hay que infravalorarlos. No hay que quedarse con aquello de que son «una minoría». Estos acontecimientos indican una profunda anomalía social, una clara inmoralidad social y contra ello ni las FSE ni los jueces pueden hacer nada Es más, aunque al final todo esto quedara prohibido,–y en eso se deberían empeñar las instituciones– el hecho en sí mismo indica la existencia de una profunda «anomalía social».

Esta «anomalía» es interpretada por ETA –y no sin razón– como argumento, uno entre otros, para justificar su propia existencia. Una sola rendija por la que ETA pueda coger aíre o sentirse recreada por unos cuantos miles de ciudadanos, es un hándicap serio y profunda para su derrota.

Los coches de la muerte que han estallado en Burgos y Mallorca hacen presagiar que no va a ser el último intento de ETA, ni mucho menos, por engrosar su historia de sangre. Y la pregonera de Bilbao se sentirá orgullosa de su hermano y los homenajes serán considerados «justos» por quienes los alientan y los indignos serán, los jueces que en aplicación de leyes justas han considerado fuera de la ley el recreamiento de quienes ahora en Burgos y Mallorca y antes en otros lugares solo han sembrado horror y muerte. ¿Alguien cree que si durante años y años no se hubieran producido estas «anomalías sociales» ETA hubiera cumplido cincuenta años? Ayer han asesinado a dos guardias civiles y para ellos mi agradecimiento y estas humildes líneas.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído