Isaías Lafuente – La normalidad


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Las imágenes que nos han llegado de Palma de Mallorca en las últimas horas se nos antojan como la mejor metáfora del pulso del país en estos días de éxodo veraniego. Mientras en la catedral, familiares, amigos y compañeros de las víctimas recibían el calor de los príncipes, de los representantes políticos y de cientos de ciudadanos que quisieron con su presencia honrarlos y despedirlos, las playas de la isla acogían a miles de personas que apuraban sus vacaciones o se instalaban para disponerse a disfrutarlas. La más pura y sana normalidad, esa que los terroristas intentan romper desde hace cincuenta años sin conseguirlo: ni la normalidad política ni la cotidiana.

Incluso dentro del drama, parece normal que un guardia civil no pueda reprimir el dolor y estalle en lágrimas como un niño cuando recuerda a los compañeros muertos, que los príncipes consuelen a los familiares y amigos con un abrazo que intenta abarcar el cariño colectivo, que Zapatero y Rajoy hagan una tregua para mostrar una imagen de unidad, o que el lehendakari se una a los oficios para proclamar, una vez más, que quienes matan no son vascos ni lo hacen en su nombre, sino que son simplemente asesinos.

Esa normalidad no siempre existió. Cuando echamos la mirada atrás nos topamos en el espejo de la historia con una mirada no siempre noble hacia ETA. Y encontramos aquellas simpatías hacia la ETA primigenia que mataba en tiempo de la dictadura, la resignación hacia sus crímenes como si formaran parte del paisaje cotidiano en los primeros tiempos de la democracia, o la actitud ciudadana en aquellos tiempos en que la muerte de militares, policías o guardias civiles no dolía de la misma forma ni se condenaba de la misma manera que el asesinato de ciudadanos sin uniforme. Por fortuna esa perversa mirada fue superada hace mucho tiempo. Ahora lo único anormal que permanece entre nosotros es ETA.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído