Pedro Calvo Hernando – Y Rajoy vendiendo tila


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

El prestigio y la credibilidad de la justicia española podrían haber sufrido un golpe de muerte con la decisión del tribunal valenciano de archivar el caso Camps, un escándalo como no se recuerda desde la instauración del régimen democrático en España. Los argumentos sustanciales de la sentencia, pues tal cosa parece el auto, no se sostienen en pie, pero sobre todo chocan violentamente contra los más evidentes indicios de comisión de delitos. No sé cómo el presidente de ese Tribunal Superior valenciano no se inhibió ni nadie lo recusó, tratándose de un amigo íntimo del presidente Camps, el principal imputado. No sé cómo nadie ha aclarado, tampoco él, las actividades al parecer persuasorias de Federico Trillo ante los componentes del citado tribunal. No sé por qué muchos han centrado el problema en la existencia o no de unos delitos penales, cuando todos sabemos que eso era lo de menos, pues lo más importante es la indiscutible existencia de responsabilidades políticas en la conducta de los imputados, especialmente del presidente de la Generalitat, al que Rajoy no le ha exigido dimitir.

Todo el mundo sabe que, al margen del tema jurídico y judicial, está el problema político, que no necesita de más demostraciones ni de que nadie vaya a la cárcel. Por ética y por responsabilidad política, no a la cárcel quizá, pero seguro que a la calle. Es ridículo querer escudarse en una circunstancia judicial para esconderse de las evidentísimas responsabilidades políticas. Por otro lado, la decisión valenciana, como no podía ser de otro modo, será recurrida ante el Tribunal Supremo, que seguramente admitirá el recurso pero que su eventual inadmisión tampoco lavaría ni de lejos las mencionadas responsabilidades políticas. Sólo el contenido de algunas de las numerosas conversaciones grabadas es más que suficiente para mandar a todos a su casa y quebrar para siempre su carrera política. Toda las gentes independiente estamos asombrados y avergonzados de que representantes nuestros hayan sido capaces de esas cosas que ahí se cuentan. Y Rajoy vendiendo tila.

Pedro Calvo Hernando

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído