Consuelo Sánchez-Vicente – Políticos para olvidar


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Las vacaciones son para desconectar, que buena falta nos hace, pero en nuestro país los malos datos de la crisis no paran ni por vacaciones. Según los últimos datos el PIB, la riqueza nacional, ha caído un 4,1 por ciento en el último año, siendo el segundo trimestre del año el peor de toda la zona euro, es decir, que en nuestro país es donde la crisis va peor, no que en Alemania o en Francia que podría explicarse sino de todos los países de la zona euro. Los brotes verdes que anunció en mayo la ministra Salgado existen, pero en otros jardines

Ejemplos de andar por casa, una amiga de Cáritas de Madrid me cuenta que han pasado de dos turnos de comidas a medio día a cinco turnos, en la prensa andaluza rechinaba hace unos días la noticia de que el gasto familiar en alimentación de esa comunidad ha caído un seis por ciento, y el pronóstico de paro a fin de año se acerca al 20 por ciento, a los cinco millones de parados (incluidos, por supuesto, pocas bromas con esto, los «parados estudiantes» que ha apartado de la cuenta el gobierno para que parezca que son menos, y que en estos momentos ya superan el medio millón de personas). ¿Y de que hablan este agosto nuestros políticos, a que están dedicando el verano el PSOE y el PP? A echarse -echarnos, en realidad, a nosotros y a la democracia- porquería encima

Presunta porquería, esa es la verdad, porque hasta que los tribunales tipifiquen las golfancias solo hay burdas sospechas a granel. Si según el diputado de las cortes valencianas y secretario general del PP en esa comunidad Ricardo Costa, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero es el «responsable de un complot de Estado» contra el PP y sus dirigentes, según la diputada nacional y secretaria de política internacional y cooperación del PSOE Elena Valenciano, «¡quién sabe si no estaremos asistiendo al meollo de la financiación ilegal del PP!». Los dos pisando por las huellas de sus mayores, el por las de Rajoy, ella por las de Zapatero. Según una reciente encuesta de la Generalitat de Catalunya, el 75,7 por ciento de los catalanes dicen estar «insatisfechos» con la política, entendiendo por insatisfacción el descontento con la situación política y económica en general, así como con los partidos y los políticos en su conjunto, y el CIS ha situado hace dos meses «a los políticos» como una de las cinco primeras preocupaciones de los españoles (por delante de la vivienda y la inseguridad ciudadana), por primera vez desde que existe esa encuesta. ¿Solo el 75,7, solo uno de los cinco…? Poco me parece, se lo digo como lo siento

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído