Mabel Redondo – Entre bambalinas – Ambiciones y aledaños; la historia interminable.


MADRID, 18 (OTR/PRESS)

Los rumores de una nueva crisis en el matrimonio de María José Campanario y Jesulín vuelven a estar en la calle. No es nada nuevo que cada cierto tiempo y como mínimo una vez al año nos hagamos eco de las desavenencias de esta pareja. Su «supuesto distanciamiento» nunca es definitivo, es normal que la temperatura aumente cuando escuchan los «discursos televisivos» de Belén Esteban en «Sálvame».

La de San Blas reconoce que se sirve de su plataforma audiovisual para comunicarse con el padre de su hija a quien no cesa de recriminarle la falta de atenciones que tiene con Andreíta. Da igual los frentes abiertos, para Belén Esteban su enemiga número uno es la Campa a quien señala directamente como la culpable de muchos de sus problemas con el padre de su hija.

Durante la última década hemos escuchado a la colaboradora dar «pelos y señales» de todo lo que acontecía en su vida. Su forma de decir las cosas, más que su contenido que siempre es el mismo, es lo que la mantiene en la cresta de la ola mediática. Lo último que ha salido de la caja de pandora son los comentarios sobre la falta de parecido entre Jesulín y Andreíta. A estas alturas sembrar la duda de la paternidad es como mínimo de mal gusto, está en juego la imagen de una niña que no ha elegido ser el centro de atención en las tertulias televisivas.

Yo personalmente me quedo con los «dimes y diretes» de la Esteban con Jesulín y con la Campa, que son de lo más entretenidos y crean espectáculo, aunque son ya muchos años escuchando las mismas frases y argumentos. Sugiero que renueve repertorio para seguir entreteniendo como hasta ahora.

Por otra parte el menor de los Janeiro, Víctor, se recupera de la cogida que sufrió el pasado domingo en Vitigudino, (Salamanca). Una cornada poco profunda de quince centímetros en el muslo izquierdo le ha obligado a suspender varias corridas. «El quiere volver hoy mismo, pero el doctor Mendoza que nos lo recomendó mi cuñado Jesús, es quien le atiende en el hospital Los Alamos de Jerez y le ha mandado reposo durante unos días», me cuenta Beatriz Trapote, novia de Victor.

La periodista se encontraba en Marbella cuando la llamaron para contarle lo sucedido; «este ha sido el bautismo de Víctor en la plaza porque la última cornada que tuvo fue en el 99 y aún era novillero. Ha sido un susto pero ya está mucho mejor, tal vez reaparezca el miércoles 26, él ya lo está deseando» asegura la periodista.

Hace unos días, a Víctor Janeiro se le relacionó con una joven, se habló de posible infidelidad e incluso de un supuesto montaje por parte de la pareja para potenciar la temporada del torero. Trapote está que trina con estos comentarios; «yo nunca haría un montaje, no lo necesito, tengo una profesión y no voy a tirar por la borda tantos años de trabajo desprestigiándome con un montaje. Es absurdo. Me han llamado de muchísimos programas para hablar de mi familia política y hasta de la comunión de Andreíta, pero yo no entro en ese juego, prefiero mantenerme al margen de toda polémica. A mi novio le molesta que a todas horas le pregunten por María José, eso lo lleva muy mal porque él tiene su carrera como torero».

Víctor y Beatriz ya llevan más de dos años juntos pero de momento no van a dar la campanada de boda; «aún somos jóvenes, ahora Víctor está muy centrado en los toros y yo en mi trabajo como reportera de Canal Sur. Somos una pareja feliz y de momento no necesitamos casarnos», puntualiza Trapote.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído