Fernando Jáuregui – No te va a gustar – ¿Habrá vuelta al cole?


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Los padres andamos pensando ya en la vuelta al cole de los hijos. Volveremos a escuchar hablar de la calidad de la enseñanza, de los gastos escolares –ya estamos comprando libros–, volverá la misma publicidad de cada mes de septiembre. Solo que este año tenemos una inquietud más, radical, inédita: ¿habrá cole? No le puedo dar a usted una respuesta en este momento, me dice un contacto en el Ministerio de Educación, que está muy callado oficialmente sobre el tema. Aunque, de momento, lo oficial es que sí, que los colegios se abrirán en las fechas previstas: no vamos a dejar que la gripe A varíe nuestros planes, te dicen. Pero el final del verano ha traído un aumento significativo de muertes por esta enfermedad teóricamente benigna. Y los tres casos simultáneos de fallecimiento en Andalucía, hace apenas unas horas, habían sido considerados «benignos» por las autoridades. Y eso no es tranquilizador.

Ocurre que los mortales somos especialmente timoratos en lo que se refiere al dinero y a la salud. Es humano, lógico y hasta necesario. Trinidad Jiménez anda muy atareada, cumpliendo bien su papel –lo mismo que la mayoría de los consejeros de Sanidad, pese al resbalón de la andaluza–, tratando de que no cunda el pánico. Pero no cabe duda de que al menos una preocupación generalizada ya ha prendido en una ciudadanía que, en parte, sigue pensando que las reacciones ante el virus de esta gripe atípica tiene algo de alarmismo exagerado.

Yo me quedaría algo más tranquilo si se hubiese creado una comisión interministerial, como se ha creado una especie de consultoría interautonómica, que hubiese agrupado a Sanidad, Trabajo -se van a perder millones de horas laborales por la enfermedad–, Educación, Interior y Economía, al menos. Una comisión encargada de poner en marcha los planes de urgencia, individuales y colectivos, que sean precisos. Y, sin embargo, no conocemos, por el momento, más previsiones que las listas de quiénes tendrán prioridad para vacunarse: un millón de niños, nos dicen, entre ellos. Y los de la Organización Mundial de la Salud tampoco nos apuntan muchas más soluciones ni más augurios que la rápida multiplicación de los enfermos.

No me apunto, desde luego, al alarmismo: sabemos que la enfermedad, por sí sola, no reviste gran peligro. Pero sé que el otoño, que ya viene borrascoso por otras razones, nos va a traer una angustia social más, porque la gripe A va a variar nuestras costumbres, desde el beso hasta el apretón de manos. Solamente una claridad absoluta, unos datos rigurosos, una franqueza brutal, harán que los ciudadanos mantengan una calma imprescindible para no colapsar las urgencias, para no desertar de oficinas, escuelas y lugares públicos. De momento, no obstante, ni siquiera sabemos cuándo vamos a empezar el cole. ¿Dónde está el ministro Gabilondo, que calla en estos días de regreso de las vacaciones? ¿Habrá cole con toda normalidad, señor responsable de Educación? Millones de padres aguardan una respuesta tajante y orientadora.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído