José Cavero – Rajoy, Camps, Patxi y Basagoiti y el TC


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

A menudo, nuestra democracia de cada día ha sido etiquetada de «declarativa». Vamos de declaración en declaración, y el mero hecho de que un político, sobre todo determinados políticos «con mando en plaza» o aspirantes a tener dicho mando, hable ante un micrófono, o sin micrófono, configura una información de alcance y hasta relevante por sí misma. En las últimas horas, ha hablado Rajoy sobre Camps y Barberá, ha hablado Patxi López y Antonio Basagoiti, han seguido hablando los políticos catalanes sobre el Estatut…, y cada uno de esos aspectos de la actualidad ha llegado a merecer atenciones públicas a amplias.

Para empezar, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, en una entrevista concedida a Europa Press, confirma a Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, y a Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, como candidatos a las próximas elecciones autonómicas y municipales, pese al desgaste que a uno y a otra ha supuesto el denominado «caso Gürtel». En ambos, y especialmente en el presidente valenciano, imputado por un presunto delito de cohecho hasta que se archivó la causa el pasado 3 de agosto. Barberá, por su parte, tras algunas afirmaciones poco afortunada en defensa de su correligionario Camps y sobre la figura del delito de cohecho, fue vinculada a la trama en algunas informaciones, sobre todo a raíz de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid remitiese a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) un requerimiento solicitando documentación sobre contratos de la etapa de la alcaldesa de Valencia al frente de la institución.

Pues bien, Rajoy se niega, o cuando menos y de momento se resiste, a entregar la cabeza de sus dos máximos representantes en la Comunidad Valenciana, por más que reconozca que uno y otro han sufrido un importante desgaste de imagen. Pero posiblemente sea aún demasiado pronto para dar por resuelta esta cuestión, sobre todo porque aún no ha concluido el Caso Gurtel para ambos dirigentes populares valencianos. Está por ver lo que determinará el Supremo, tras la sentencia del «más que amigo» de Camps, el presidente del TSJ de la Comunidad valenciana, magistrado De la Rúa, y si llegaran depurase responsabilidades por los bolsos que «El Bigotes» Aregua que regalaba habitualmente a la locuaz doña Rita.

Por lo demás, el PP tiene previsto desarrollar una reunión, durante el mes de septiembre, con presidentes provinciales y regionales, para comenzar a preparar las elecciones municipales y autonómicas de 2011. La intención manifestada por Mariano Rajoy es «llevar a los mejores» a esas candidaturas, pero consideró que «es pronto» aún para hablar de candidatos. Sin embargo, al ser preguntado si Camps y Barberá repetirán, exclamó: «Desde luego que sí, no tengo la más mínima duda». En este sentido, Rajoy quiso dejar claro que «en Valencia, la gente está con el PP y con el señor Camps» porque, añadió, «saben que han sido objeto de un ataque profundamente injusto y celebro que los tribunales le hayan dado la razón». Pero aún quedan más capítulos el mismo drama.

El País Vasco siempre da mucho de sí, en lo que a declaraciones s refiere. En las últimas horas han coincidido declaraciones del lendakari y de su socio coyuntural, el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti. Hay unas severas declaraciones del lendakari, en estos días en que cumple los muy redondos cien primeros días de jefe del gobierno. Y que le parecería perfecto que Zapatero pactara el presupuesto con el PNV. También sostiene que Euskadi en un oasis frente a la bronca política del conjunto de España. A su vez, Basagoiti habla de «pareja de hecho para referirse a l relación PP-PSE en Euskadi, «mientras los suegros se están tirando los trastos a la cabeza». Es evidente quiénes son los suegros, en esa relación complicada.

Y luego, el Tribunal Constitucional, del que nos ha relatado El País que está «tremendamente dividido» en torno a algunos de los aspectos clave del Estatut de Cataluña, hasta el punto de que el Ejecutivo empieza a temerse una sentencia de inconstitucionalidad en dos de tales puntos: el alcance del término nación y la obligatoriedad de conocer el catalán. El enfrentamiento entre los dos sectores de magistrados se extiende también a los «derechos históricos» y a los «símbolos nacionales», después de que las posiciones conservadoras no se hayan movido, según estas revelaciones periodísticas, que también cuentan cómo el enfrentamiento se extiende a los derechos históricos y los símbolos. El alto tribunal reanudará los debates a partir del 7 de septiembre, y ya es evidente que las fuerzas políticas catalanas se disponen a recibir la sentencia con la correspondiente división de opiniones, pero en algunos casos, en medio de muy severas protestas…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído