Fermín Bocos – Subir impuestos, perder elecciones.


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Decía Voltaire que cuando se trata de dinero todos tenemos la misma religión, quizás por eso -salvo a Zapatero y al portavoz del PSOE, el juez Alonso-, no he oído a nadie que defienda la subida de impuestos que prepara el Gobierno. La recesión económica se ha comido las reservas del erario y ahora ,con cuatro millones de parados, a la vicepresidenta Salgado no la salen las cuentas. Por eso han decidido meter la mano en el bolsillo de las clases medias. Podían haber anunciado modificaciones en los impuestos que afectan a las grandes corporaciones o a las «sicav» y demás martingalas financieras; podían haber anunciado una reducción drástica de los gastos del sector público – asesores mil distribuidos por la arborescente estructura de las administraciones públicas (ministerios, autonomías, diputaciones, ayuntamientos); podían haber presentado un plan para reducir la insoportable carga que suponen los faraónicos gastos de las televisiones públicas ¡entre la estatal y las autonómicas suman una veintena de canales¡; podían, en fin, haber dado ejemplo de austeridad en el gasto de lo público renunciado a realizar obras innecesarias en algunos ministerios o en los lugares de veraneo de la familia presidencial, gastos incompatibles, se mire por donde se mire, con el discurso ético que apareja la apelación a la solidaridad a la hora de justificar la subida de los impuestos. Podrían, ya digo, haber hecho todo esto y más antes de perpetrar el nuevo plan de acoso tributario a las clases medias. Si al final, dan el paso, correrán riesgos políticos.

En Japón ha ganado las elecciones el partido que se ha comprometido a bajar lo impuestos. Quizás por eso, Pepe Blanco, verdadero ministro de Hacienda, cambia el registro y ahora habla de no tocar el IRPF. Encuestas mediante, se les entiende todo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído