Andrés Aberasturi – Las reventas de ZP.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Un mitin siempre es un mitin y es fácil entender que se exagere un poco; lo malo es que un presidente de gobierno es también siempre un presidente de gobierno y cada una de sus palabras puede y debe ser analizada, comentada y criticada por la ciudadanía.

De entrada aseguraba Rodríguez Zapatero que el Gobierno mantendrá el mismo rumbo porque es el camino a transitar para la recuperación económica. Y aquí empiezan las primeras dudas: ¿Tiene realmente un rumbo este Gobierno? En caso afirmativo ¿es el que hay que transitar para salir de la crisis? Así, a primera vista y brotes verdes aparte, no parece que la cosa vaya saliendo ni muy bien ni muy rápida. Es más: parece -son datos- que seguimos estancados y desde luego peor que eso que se ha dado en llamar «nuestro entorno».

Y una vez instalado ya en tránsito, ZP da rienda suelta a un futuro prometedor: seguirá la ayuda por nacimiento, el permiso por paternidad, las ayudas a los jóvenes para vivienda, la ampliación de la educación infantil de cero a tres años, las pensiones mas bajas ganarán poder adquisitivo, se incrementara el numero de becas, subirá el salario mínimo y la Ley de Dependencia tendrá más recursos. Y todo esto con algo que no dijo: muy cerca de cinco millones de parados, los autónomos haciendo oposiciones para lo que sea, los pequeños y medianos comercios cerrando un día sí y otro también y un déficit público que no parece tener límite. No hay problema.

La clave está en endeudarse y en subir «mínimamente» los impuestos de forma transitoria. ¿Endeudarse cuánto? Ah, lo que haga falta, no hay límites, ya vendrá alguien a pagar lo que se deba. ¿Subir qué impuestos y cuánto es «minimamente? Ah, eso ya lo veremos en su momento; por ahora parecen estar a salvo el IRPF y el de sociedades, pero nunca se sabe. Y entonces, adelantándose hábilmente a la critica más generalizada de su política, ZP proclama: «Dicen que rectificamos, no. Que improvisamos. Mentira. Damos respuestas a las situaciones concretas que se producen en la crisis y eso es gobernar cerca de lo que pasa» Y tan cerca, porque para no rectificar ni improvisar, lo de los 420 euros fue algo mas bien resbaloso, incongruente y contradictorio. Y de lo anunciado, la mitad tiene trampa, es puro ejercicio de lenguaje y vender un pescado ya vendido. En esto hay que reconocerle una gran habilidad: nos lleva vendiendo las mismas motos desde que llegó al poder.

Pero es igual. Están en ello y no se cortan un pelo. ¿Cómo es posible que Guerra, el que, según decía, cocinaba los platos que Felipe luego servía, el que declaró muerto a Montesquieu, el de «quien se mueva no sale en la foto» se atreva a hablar de corrupciones ajenas? Que intente sacar los colores al PP Leire Pajín y hasta el mismísimo presidente, que por aquella época debería ser un quinceañero en León, pase; pero ¿cómo tiene Alfonso Guerra el valor de hablar de chorizos y corruptelas? Y conste que no me refiero a él sino a todo lo ocurrido en su partido, desde la reprivatización de RUMASA -aun por explicar- hasta las filesas, los despachitos, el BOE, la expo, el ave, los convolutos y ya ni quiero saber cuántas cosas más. Como decían en le tele, «un poquito de por favor, señor Guerra».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído