Rafael Torres – Al margen – La medusa inmortal.


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

Prolifera en los mares, al parecer, una medusa inmortal. Esa criatura que contraviene tan escandalosamente las normas sencillas e inmutables de la existencia, donde todo lo que nace muere, retorna a la infancia según consigue reproducirse una vez alcanzada la madurez sexual, de suerte que su vida, si es que a eso que no tiene fin se le puede llamar vida, es un continuo volver a empezar. Ahora bien, la vida del hombre (y de la mujer, añadiría cualquier político del PSOE), mortal y todo, también es un continuo volver a empezar.

Pero la noticia del hallazgo de semejante ser, condenado a deambular eternamente por los océanos y a picar a los bañistas, bien pudiera ser, pese a la seriedad con que se la han tomado algunos científicos, una broma. Como lo de la aceleración desacelerada, lo de las patologías previas o lo de la persecución política del PP. Una broma de los amenes del verano. Sin embargo, la sola sospecha o posibilidad de que exista un bicho que no se muere nunca, que bajo su apariencia de lámpara china o de bolsa de plástico guarda el secreto de la inmortalidad, excita el deseo de preguntarle cómo se las arregla, si bien ahí nos toparíamos con la primera gran dificultad, pues a ver cómo se le pregunta nada a una medusa por muy inmortal que sea. Menos mal que los científicos tienen sus procedimientos para hacerles cantar, y en ello andan, por si logran copiarles el gen del rejuvenecimiento permanente, pero lo más probable es que nos hagamos viejos, o algo más irreversible aún, antes de conseguirlo.

Por mi parte, le preguntaría a las medusas algo más fácil, de menos momento, que si no se ponen malas nunca, pues eso, en las actuales circunstancias, sí que podría tener su interés. Allá las medusas, en fin, con su retorno constante, obsesivo, a la infancia; los seres humanos somos algo distintos, otra cosa, y está por ver si soportaríamos, cundo menos los seres humanos españoles, la fatiga de vivir eternamente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído