Antonio Casado – Tránsfugas sin fronteras.


MADRID, 23 (OTR/PRESS)

Hay un componente individual, determinante en el caso de Benidorm (responde al nombre de José Bañuls, el ya ex militante del PP que le acaba de dar la alcaldía al PSOE), y en general en todos los casos similares registrados incluso después de firmarse el famoso Pacto Antitransfuguismo en 2006. Es el llamado factor humano. Un componente que no reconoce fronteras políticas. Siempre es así para lo mejor y lo peor de la condición humana. En cualquier caso, imprevisible. Y además, imposible de regular desde el Boletín Oficial del Estado.

Todo eso es verdad. Pero también hay elementos institucionales cuya regulación legal favorece el fenómeno. El fundamental es la falta de un vínculo directo entre el elector y el elegido. El vínculo es indirecto, a través de los partidos políticos. Los concejales o los diputados son los que eligen a los gobernantes: alcaldes y jefes de gobierno central o autonómico. Unos y otros deben su asiento al partido que les incluyó en una lista cerrada. Sin embargo, pueden hacer de su capa un sayo una vez que reciben el acta. El Tribunal Constitucional lo ha dicho muy claro: el escaño corresponde al electo y no al partido.

Quedamos, pues, en que el deshonor en la condición humana no reconoce fronteras políticas. Lo mismo afecta a un militante del PP que a uno del PSOE. Si ahora ha sido Benidorm, luego será Silleda (Pontevedra). Y si echamos la vista atrás tendremos ejemplos para dar y tomar en uno y otro partido.

Si no hablamos de otros partidos es porque son aquéllos, los grandes, los que firmaron en febrero de 2006 el famoso pacto por el que, en definitiva, se comprometían a no hacerles el juego a estos personajillos. Acogidos al beneficio institucional de un acta de concejal personal, inviolable e intransferible, se ofrecen al mejor postor para sustituir al alcalde de un partido por el candidato de otro a cambio de favores mucho más valiosos que un plato de lentejas. Luego sus máximos dirigentes se rasgan las vestiduras y dicen con la boca pequeña que actuarán en consecuencia. Finalmente la tropelía se consuma y aquí no ha pasado nada.

Por mucho caos que reinase en el Ayuntamiento de Benidorm, según reza la coartada de los socialistas, que son los beneficiados en esta ocasión, el transfuguismo es aberrante como herramienta para enderezar una gestión supuestamente nociva. Al menos mientras concejales y parlamentarios deban sus escaños a los jefes de sus partidos y no directamente a los votantes. Lo que se les ocurrió a los dos grandes para evitarlo, el famoso pacto, no ha servido de nada. Y seguimos en las mismas. Véase la resistencia del PSOE a convocar la comisión de seguimiento del pacto para tratar lo de Benidorm, donde sus 12 concejales díscolos se han autoexcluido del partido ¿Tanto les compensa lo que van a obtener en el reparto, una vez arrebatada la alcaldía al PP?

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído