Charo Zarzalejos – Paco, ya vale.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

Entre las cosas que a Rajoy le gustan poco es el tener que coger aviones. Eso de verse por los aires le produce un punto de inquietud, que se ha visto acrecentada tras el accidente de helicóptero del que tanto Esperanza Aguirre y el mismo, afortunadamente, salieron indemnes. Pero como todo es relativo, incluso el miedo, Rajoy ha cogido el vuelo a Copenhague con menos desgana que otros y es que entre estar pendiente de la crisis del PP de Valencia y velar armas hasta que se produzca el veredicto del Comité Olímpico, naturalmente se queda con lo segundo.

Y hay que entenderlo, porque Rajoy puede contar con los dedos de las manos las semanas de tranquilidad que ha tenido desde que se hizo cargo de la dirección de su partido. Ahora, a vueltas con Valencia, a raíz de un informe policial que si bien no es una sentencia, si ha resultado ser un documento demoledor. Muchas veces he sostenido la diferencia entre lo penal y lo político; para lo primero están los tribunales, para lo segundo el buen juicio, lo admisible o lo inadmisible. Y en Génova, sede central del PP, cada vez son más los que creen que en Valencia se está rozando lo inadmisible, que no son presentables algunos diálogos entre Ricardo Costa y personajes de quinta, y que se está acabando el tiempo para que Paco Camps, a quien Rajoy ha acunado en sus brazos, ponga orden en esa cantera de votos que para el PP es Valencia.

Nunca sabremos los términos exactos de la conversación que Rajoy y Camps mantuvieron el miércoles a medio camino entre Madrid y Valencia, como nunca sabremos el contenido de la conversación que en su momento mantuvo con María San Gil. Rajoy, cuando quiere, es una tumba y ahora quiere serlo. A quien le toca jugar y decidir es a Camps, que ya liberado del vía crucis de los trajes, tiene ahora encima de la mesa un asunto mucho más complicado, que quiere zanjar con una auditoria externa sobre las cuentas de su partido y una Comisión de Investigación que es, por otra parte, la mejor manera para que durante meses coleen las derivadas del famoso informe policial. Bien está aclarar las cuentas, pero esto no exime de las medidas estrictamente políticas, que desde Génova, con toda seguridad, se le reclaman.

Pero Camps ha sacado pecho y ha dicho a quien le ha acunado que menos lobos, que menos exigencias, porque sin Valencia no hay Moncloa y Rajoy, cuentan quienes bien le conocen, le ha venido a decir «Paco, ya vale». Y es que Paco Camps, por quien Rajoy siempre ha puesto la mano en el fuego, aunque sea esta una expresión que no le guste, pero lo ha hecho, logró poner de los nervios a Génova con su forma de abordar el asunto de los trajes y ahora se temen que haga lo mismo. De ahí que María Dolores de Cospedal diga eso de que «cada cual tiene sus tiempos», tratando así de suavizar una situación que, si por ella fuera, ya se habría cobrado alguna dimisión.

Lo complicado de este asunto es que el margen de maniobra de Rajoy es bien pequeño. En España no hay partido que chiste a sus barones. No lo hace el PSOE ni en Cataluña ni en Andalucía ni, ahora, en el País Vasco, ni lo puede hacer Rajoy en Valencia. Pero Camps debería entender que su obligación va más allá de velar por el PP de Valencia y que urge que los ciudadanos entiendan que determinados colegueos, que el cultivo de determinadas amistades, que la imagen de amiguetes que se desprende tanto del informe policial en cuestión, como de otros documentos conocidos, en política no son admisibles aunque no constituyan delito.

Camps sólo ha prescindido del director general de la televisión valenciana. Ahora su asignatura pendiente es Ricardo Costa, o bien mostrarse solícito con la oposición y convocar elecciones como le ha pedido el PSV. Circulan apuestas y creo que la que más se puede acercar a la realidad es la que apunta al encargo de esa auditoria externa y a continuación convocatoria de elecciones. «Paco, ya vale», que diría Rajoy hoy en Copenhague.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído