Francisco Muro de Iscar – Ya somos olímpicos.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

En serio, pase lo que pase en Copenhague. Diga lo que diga el COI. Lo tenemos ganado, al margen de los votos. Lo demostramos cada día.

A la subida de impuestos más fuerte de la democracia, el presidente Zapatero la llama «»impulso fiscal extraordinario».

Cuando a Rajoy le preguntan por el caso Gürtel en Valencia, responde que «en Valencia están deseando que nos den los Juegos Olímpicos».

El Gobierno aprueba destinar miles de millones de euros para rescatar a la banca privada, la más saneada y mejor del mundo mundial, y uno de sus consejeros delegados se prejubila a los 55 años llevándose tres millones de euros anuales hasta que se muera y además, 45.000 acciones que podrá hacer efectivas en 2011 y que, a día de hoy, valen medio millón de euros.

La Bolsa española goza de su mejor racha desde 1998 mientras la economía real está por los suelos, el FMI pronostica que estamos en la cola del furgón de cola y el déficit público llega a los 60.340 millones de euros, otro récord histórico.

El Gobierno liquida unos presupuestos (2009) en los que los ingresos serán un 25 por ciento inferiores a los previstos y los gastos un 25 por ciento superiores y prepara otros para 2010 en el que no bajará los gastos y prevé recaudar mucho más con un récord histórico de parados, mayor gasto social y menor actividad económica.

Los dos principales cerebros económicos de Zapatero dicen lo que no decían cuando estaban dentro. Solbes afirma que «han hecho las cosas que yo no quería hacer» y Jordi Sevilla aún es peor: «al final resulta que ni los ricos van a pagar más impuestos ni la subida impositiva financiará nuevo gasto público. Después de tanto ruido veraniego, idas y venidas, declaraciones y contradeclaraciones, al final se ha intentado contentar a todos y ha salido un frankestein».

Prometen cambiar el modelo productivo y dejan tiritando las inversiones en I+D+i. Hasta Barbacid, al que por cierto trajo Aznar, tira la toalla.

Tenemos Correa hasta en la sopa pero se ha echado un tupido manto de silencio sobre los contratos de la Junta de Andalucía- ex Chaves- con la empresa de su hija.

Y terminando con deporte. Tenemos a Gasol, a Alonso -otros veinte millones de euros de sueldo en plena crisis-, a Nadal, a Lorenzo* y nuestro deporte escolar está olvidado por las Administraciones, mientras el español medio, incluidos los adolescentes a partir de los 13 años, lo único que practica con pasión es el sillón-bol. Acabará siendo deporte olímpico si nos dan los Juegos del 2016. Ya lo verán.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído