Carmen Tomás – Desde el parqué – No es oro todo lo que reluce


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

La bolsa española perdió en la semana más de un 2,7 por ciento. Parece que los inversores se lo están tomando con más calma y valoran con más sosiego los datos reales de lo que está pasando en la economía española, pero también por supuesto en el mundo. Sí que hay informes que hablan de mejora generalizada de la evolución de las economías (no tanto la española) pero luego vienen los datos reales, por ejemplo los de paro en Estados Unidos, y las cuentas de la lechera se vienen un poco abajo.

La realidad es tozuda y aunque sigue siendo verdad que hay dinero y pocas inversiones atractivas fuera de la bolsa, los mercados no siempre, aunque sí muchas veces, reflejan lo que puede pasar a corto y medio plazo. Queda mucho camino por recorrer para que la recuperación sea verdaderamente algo sólido. Hay cosas que funcionan mejor que hace un año, pero no todas.

En España, por ejemplo, vamos a un endeudamiento no visto en años por parte del sector público y vamos a asistir aún a cierres de empresas y aumentos del paro asfixiantes. Estos a su vez significarán menos capacidad de compra y más morosidad. Acabamos de conocer las cuentas públicas para 2010 y no hay duda de que son irreales, no conllevan un esfuerzo de recorte de gasto, las previsiones macroeconómicas son increíbles y no contienen medidas que nos ayuden a salir de la crisis. Al contrario, nos someten a una subida de impuestos sin precedentes. Todo esto se traducirá, como por otro lado nos advierten muchos expertos, en el mantenimiento de una situación de recesión, de más paro y de endeudamiento público que nos va a meter en un callejón del que nos va a costar salir. Los mercados, por tanto, acabarán por reflejar esa evolución en las bolsas y la corrección que muchos pronostican está más cerca que lejos.

Octubre además es un mes con mala fama en la bolsa. Ganada a pulso. Y habrá que andar, por tanto, con pies de plomo. Se conocerán resultados empresariales y la cautela se impone de aquí a final de año. Los expertos apuestan por valores grandes, seguros y que den buen dividendo. Hay todavía muchas dudas sobre la recuperación de las economías, qué decir de la española, así que habrá que ser cautos y reconocer que el rally de los últimos meses por lógica se frenará.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído