Victoria Lafora – Eufemismos


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Volvemos a las andadas. A utilizar giros imposibles, diminutivos, verbos alternativos y cualquier recurso del lenguaje que permita llamar a la subida de impuesto de forma que no lo parezca.

Dice el diccionario que eufemismo es «una manifestación decorosa de ideas cuya franca expresión sería dura o malsonante». Como hizo con la crisis económica antes y después de las elecciones de 2008, (¿recuerdan la desaceleración acelerada del crecimiento?) el Gobierno ha decidido que lo que no tiene nombre no existe. Como los niños que se esconden tapándose los ojos y creyendo que nadie les ve.

Un ejemplo de estos eufemismos son las frases de Manuel Chaves y José Blanco esta semana. El primero ha descrito la subida de impuestos como «modificaciones tributarias e impositivas» y el segundo habla de «ajuste fiscal». Es solo el principio. De ahora en adelante, hasta que se aprueben los presupuestos, vamos a comprobar toda la riqueza de vocabulario que son capaces de desgranar los miembros del Gobierno para no usar la «indecorosa» expresión de impuestos.

Los impuestos son necesarios, los impuestos permiten sostener el Estado del bienestar, redistribuyen las rentas, sirven para ayudar a los que más lo necesitan y sostienen la educación pública y la sanidad. Sin impuestos no hay Estado.

Otra cosa es que, en un momento de recesión económica, con cuatro millones de parados y con las peores previsiones de los organismos internacionales, la subida del IVA, un impuesto al consumo (tan maltrecho), que pagan pobres y ricos, sea lo que se deba hacer.

Pero, puestos a negar las evidencias, el Gobierno también se ha empecinado en negar los informes del Fondo Monetario Internacional que nos coloca en el furgón de cola de la salida de la recesión. En un tono «duro», poco habitual en ella, la vicepresidenta Salgado aseguró que el FMI se equivoca y que «siempre tenemos mejor información que ellos». Lo cierto es que sus previsiones tienen, a estas alturas, nula credibilidad. En gran parte se debe a las dosis exageradas de optimismo de la que han hecho gala desde que comenzaron las primeras turbulencias económicas; a los continuos bandazos en las medidas que se han adoptado para luchar contra la crisis que no existía y a los eufemismos con los que se encubren las realidades mas evidentes como que van a subir los impuestos. Si, los impuestos.

VICTORIA LAFORA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído